Ir al contenido principal

Segundo Desayuno Literario

     


     Son numerosas las ocasiones en las que el tiempo va mucho más rápido que la vida. Y así sucede con el ritmo vertiginoso en el que nos vemos envueltos en nuestras clases. Hace nada que terminamos con nuestro Segundo Encuentro: Lectura en Familia y ya estamos preparando el siguiente... 

Sin embargo, tenemos que parar, detenernos y revivir los momentos mágicos que nos devuelven la alegría y la confianza en las personas. Por ello, aunque os parezca a destiempo, no os lo perdáis. Deteneos un momentico en estas imágenes, escuchad algunas de estas reseñas y  poneos a leer, solos o en familia. Leed, no como imperativo, sino como invitación. Tenemos tanto que vivir, tanto que disfrutar con nuestros libros, que no debemos permitir que la inconsciencia, el desamor o la amargura nos despojen del sosiego y la ternura de la lectura.

Muchas gracias a todas las familias que participaron, en directo o virtualmente,  y a mis alumnos, de 1º ESO A. Los primeros por lograr que  sus hijos quieran leer lo que a ellos tanto emocionó. Y  a los segundos por conseguir  que sus familias se interesen por su libros y se los turnen.

Gracias por compartir algo de lo MEJOR DE VUESTRAS VIDAS.

Ana López Muñoz.




NUESTRO SEGUNDO DESAYUNO LITERARIO… 
 “ EL LIBRO DE NUESTRA VIDA” 


     El día 21 de abril, conmemorando el Día del Libro y recordando la muerte de algunos grandes autores como: Shakespeare, el Inca Garcilaso de la Vega y Cervantes; se celebró nuestro segundo Encuentro Literario, en el que las familias y nosotros, los alumnos, y algunos profesores, como nuestro Director, comentamos el LIBRO DE NUESTRAS VIDAS y leímos, a veces, al alimón, fragmentos de estas lecturas que se nos han quedado marcadas para siempre. 

     En esta ocasión, el acto constó de las siguientes partes: en primer lugar, los familiares contaron sus lecturas, en las cuales destacaron cuentos como “Matilda”, “100 años de soledad”, “Malala”... También escuchamos varios poemas cantados: “Aunque tú no lo sepas” con Daniel a la guitarra y Andrés y Nikolay cantando; “Verde que te quiero verde”, cantado por Julia y Tania. Y no podía faltar el poema bailado, recitado por mí y bailado por nuestras compañeras de 2º ESO, Elena y Alejandra. 

     Para endulzar ese momento, pudimos degustar una gran variedad de comida, postres…., en los que colaboraron los numerosos padres, madres y abuelos/as que nos pudieron acompañar. 

    Para terminar queremos decir, que con esta actividad hemos recordado los momentos en los que estábamos con un libro delante y mil mundos revoloteando en nuestra mente; no olvidéis “LEER SALVA VIDAS”.

    Y para que no tengáis solamente las fotos del desayuno, os dejamos algunas videoreseñas de las familias que no pudieron estar con nosotros. ¡¡¡¡DISFRUTADLAS!!!! 

Por: Ana María Arco y Miguel Ángel Ocaña



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

"Recuerdos de mi infancia enredados están". Poemas ganadores.

PRIMERA CATEGORÍA  Aquellos Días de mi niñez cuando me trataban de educar millones de historias inventé  y sobre todo: preguntas sin cesar. ¿Porque el techo es gris? ¿Porque es ahora azul? Esto se llama libro y se usa así ¿Que soy yo?,¿quien eres tu?  -De la Vida un aprendiz-   Joan Gómez Casanova, 2º ESO B Recuerdos de mi infancia enterrados están, en mi memoria se encuentran, no están en el desván. Cuales buenos eran los intentaré buscar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Recuerdos de mi infancia enterrados están, y ya sé donde buscar. En mi memoria y en fotos los voy a encontrar, los de mi infancia ya sé donde están, no están ni en un libro ni tampoco en el sofá. Cuales buenos eran encontrados están, mas los malos en mi memoria no se encontrarán, en fotos y en libros tal vez estarán, entonces ellos arderán, porque lo que pasó en el pasado allí se ha de quedar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Mis amigos y familia no sé si se acordarán, pero lo