Ir al contenido principal

ARQUEOBIBLIO

 2.

 7 de mayo de 2014

 "Arqueobiblio"

En esta ocasión, el profesor Javier González nos recata de la estantería de la biblioteca a «Miguel Strogoff, el correo del zar», de Julio Verne. En general todos los libros de Verne fueron un gran descubrimiento para nuestro profesor, pero nos destaca esta gran epopeya que le hizo visitar lugares exóticos y enfrentarse a increíbles desafíos, lo que   según nos cuenta  , contribuyó al desarrollo de su imaginación. ¿Nos acompañas a recorrer la Rusia zarista y dejarte sorprender con los personajes y aventuras que encontraremos? Eso sí, si decides unirte al viaje de Miguel Strogoff deberás mantener su secreto o todos estaremos en peligro. Puedes recrearte con las ilustraciones originales realizadas por Jules-Descartes Férat en el siguiente enlace: http://jv.gilead.org.il/rpaul/Michel%20Strogoff/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

"Recuerdos de mi infancia enredados están". Poemas ganadores.

PRIMERA CATEGORÍA  Aquellos Días de mi niñez cuando me trataban de educar millones de historias inventé  y sobre todo: preguntas sin cesar. ¿Porque el techo es gris? ¿Porque es ahora azul? Esto se llama libro y se usa así ¿Que soy yo?,¿quien eres tu?  -De la Vida un aprendiz-   Joan Gómez Casanova, 2º ESO B Recuerdos de mi infancia enterrados están, en mi memoria se encuentran, no están en el desván. Cuales buenos eran los intentaré buscar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Recuerdos de mi infancia enterrados están, y ya sé donde buscar. En mi memoria y en fotos los voy a encontrar, los de mi infancia ya sé donde están, no están ni en un libro ni tampoco en el sofá. Cuales buenos eran encontrados están, mas los malos en mi memoria no se encontrarán, en fotos y en libros tal vez estarán, entonces ellos arderán, porque lo que pasó en el pasado allí se ha de quedar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Mis amigos y familia no sé si se acordarán, pero lo