Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso: "Manadas", Teresa Gómez

 

MANADAS

 

Os estoy mirando.

 

En vuestra risa centellea

-como un cuchillo afilado con pericia-

la ausencia de ternura.

 

Ningún animal del bosque,

ardilla, ciervo, antílope o caracol,

me siguió cauteloso

para herirme con tal saña.

 

Ningún animal de la selva,

ni tigre, ni elefante, ni hiena, ni gorila,

se acercó sigiloso

para despedazarme tan fieramente.

 

Ningún animal del aire, de la tierra o del mar

Voló, reptó o nadó hacia mí

ni se agazapó con vuestra destreza

para atacarme de forma tan vil.

 

Os estoy mirando desde la laguna Estigia,        

desde las cumbres del Himalaya,

desde Altamira y desde el Burj Dubai,

desde el puente de Brooklyn y Silicon Valley…

 

¡Y es tan cínica vuestra torpeza y vuestra farsa,

insolentes dioses imbéciles!

 

¡Y es tan amargo

el estupor de la muchacha

que se creyó una de los vuestros!

 

                                                    Teresa Gómez      



          

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

"Recuerdos de mi infancia enredados están". Poemas ganadores.

PRIMERA CATEGORÍA  Aquellos Días de mi niñez cuando me trataban de educar millones de historias inventé  y sobre todo: preguntas sin cesar. ¿Porque el techo es gris? ¿Porque es ahora azul? Esto se llama libro y se usa así ¿Que soy yo?,¿quien eres tu?  -De la Vida un aprendiz-   Joan Gómez Casanova, 2º ESO B Recuerdos de mi infancia enterrados están, en mi memoria se encuentran, no están en el desván. Cuales buenos eran los intentaré buscar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Recuerdos de mi infancia enterrados están, y ya sé donde buscar. En mi memoria y en fotos los voy a encontrar, los de mi infancia ya sé donde están, no están ni en un libro ni tampoco en el sofá. Cuales buenos eran encontrados están, mas los malos en mi memoria no se encontrarán, en fotos y en libros tal vez estarán, entonces ellos arderán, porque lo que pasó en el pasado allí se ha de quedar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Mis amigos y familia no sé si se acordarán, pero lo