Ir al contenido principal

Segundo encuentro para pensar juntos en tiempos de pandemia

 En este segundo encuentro con los profesores Juan Mata y Andrea Villarrubia conversamos a partir del libro de Maryanne Wolf  Lector, vuelve a casa. Cómo afecta a nuestro cerebro la lectura en pantallas. Tuvimos en esta ocasión, desde el comienzo, la certeza de que ese tiempo de pensar y conversar juntos era una suerte. Leer un texto y poner en común lo que hemos pensado nos daba la oportunidad de dialogar sobre temas que nos importan. "De repente un texto hace un grupo" y "leer crea comunidad", como afirmaba Juan Mata. 


 

Conversamos sobre cómo usar el tiempo (el gran tema de la filosofía), sobre las nuevas tecnologías y cómo estas ocupan gran parte de nuestro tiempo y, sobre todo, de la relación que eso tiene con la lectura y con las nuevas formas de leer. 

Los alumnos y alumnas plantearon sus reflexiones sobre la consideración de la lectura en la actualidad entre los jóvenes ("en otras épocas la lectura era un privilegio, una señal de inteligencia y de ganas de aprender", decía Javier); sobre el exceso de información que se recibe ("tanta información a mano hace que queramos acabar de informarnos lo antes posible" y, sin embargo, "pasamos horas muertas al día viendo vídeos de famosos", afirmaban David y Gabriel); sobre si esas nuevas distracciones que surgen al  leer disminuyen o no la capacidad de comprensión ("No pienso, solo bombardeo mi cerebro con imágenes y letras, no con texturas, olores y sensaciones", escribía Eleonora preparando el encuentro); y sobre el papel de la educación en todo esto ("se necesita replantear los fundamentos actuales de esta", "que se adapte a la actualidad y nos permita comprender, no solo memorizar", pedían Julio y Carlota).

Fue maravilloso comprobar cómo, ya en el mismo tiempo que duró el encuentro, cobraron sentido la importancia de la lentitud y "lo satisfactorio que resultaba el esfuerzo de la comprensión", en palabras de Andrea. Juan y Andrea nos ayudaron a ello y respondieron a muchas de las inquietudes que se planteaban sobre cómo hacer que los jóvenes tomaran conciencia de la importancia de la lectura para entender el mundo y "como forma de dialogar con personas que están muy lejos o ya no están". También nos hicieron darnos cuenta de que debemos pensar no solo en la lectura de novelas y poesía, sino ir más allá; aunque nos hicieron sentir cómo emplear nuestro tiempo en leer poemas es tocar la emoción de la vida, con la lectura del magnífico poema "Puerto Cerrado", de Rafael Juárez, que Andrea nos leyó.


 

En el trasiego de las clases, esa hora lenta, en la que adultos y jóvenes conversamos como iguales y fuimos pensando juntos, comprendiendo, fue, de nuevo, un regalo.

 "Esa es la gran reflexión", decía Juan Mata al final del encuentro, "cómo dedicamos tiempo a comprender. La educación es eso." 

  Deseando estamos volver a dedicar ese tiempo en el próximo encuentro. Gracias a Juan Mata y Andrea Villarrubia, y al alumnado que participó y que espera ya con ganas el siguiente:

 

"Desde mi punto de vista, creo que ha sido un encuentro ameno y mucho más dinámico que la vez pasada. Esta vez se han tratado muchos más frentes en cuanto a un mismo tema y tanto Juan Mata como Andrea Villarrubia han respondido con precisión a nuestras inquietudes. Por mi parte considero que ha ido bastante bien.", Javier Martín.

"Creo, como mis compañeros que esta última charla ha sido mucho más dinámica y nosotros hemos tenido más oportunidad de plantear nuestras cuestiones y de crear debate sobre ellas. Por otro lado, considero que son encuentros muy enriquecedores, a nivel ya no solo educativo sino también personal. Creo que estaría muy bien intentar llevar a cabo otro encuentro, en el que me gustaría participar.", Alejandra García.

"En mi opinión es conveniente que el alumnado participe en charlas como esta para poder dar paso a una manera distinta del razonamiento al que estamos acostumbrados a utilizar , y tener una visión más precisa y clara de la actualidad.A mí también me encantaría participar", Eleonora Russo.

"A mi parecer el encuentro fue muy interesante, ya que más que una charla de los invitados fue una conversación con ellos en las que se trataron varios temas que nos afectan directamente.", Fernando Díaz.


Comentarios

  1. Muchas gracias por vuestra magnífica crónica. Resume muy bien lo ocurrido en el encuentro que tuvimos y del que tan satisfechos quedamos tanto vosotros como nosotros. Estamos deseando repetir. En un comentario personal en la entrada que en su día hice con el texto de Maryanne Wolf he enlazado esta crónica del blog. Gracias de nuevo por todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

"Recuerdos de mi infancia enredados están". Poemas ganadores.

PRIMERA CATEGORÍA  Aquellos Días de mi niñez cuando me trataban de educar millones de historias inventé  y sobre todo: preguntas sin cesar. ¿Porque el techo es gris? ¿Porque es ahora azul? Esto se llama libro y se usa así ¿Que soy yo?,¿quien eres tu?  -De la Vida un aprendiz-   Joan Gómez Casanova, 2º ESO B Recuerdos de mi infancia enterrados están, en mi memoria se encuentran, no están en el desván. Cuales buenos eran los intentaré buscar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Recuerdos de mi infancia enterrados están, y ya sé donde buscar. En mi memoria y en fotos los voy a encontrar, los de mi infancia ya sé donde están, no están ni en un libro ni tampoco en el sofá. Cuales buenos eran encontrados están, mas los malos en mi memoria no se encontrarán, en fotos y en libros tal vez estarán, entonces ellos arderán, porque lo que pasó en el pasado allí se ha de quedar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Mis amigos y familia no sé si se acordarán, pero lo