Ir al contenido principal

El poema de la semana

Del 27 al 31 de octubre

Nada dice acerca del amor

la hipótesis biológica

de que se trata de una reacción química.

 

No tengo ningún inconveniente en admitir

que te aman mis jugos interiores

que tu ausencia me intoxica la sangre de negra bilis

que al contemplarte

sube la tasa de mi monóxido de carbono

y los linfocitos se reproducen alocadamente.

 

Si me pongo lírica

y se me traba la lengua

¿cómo no reconocer que alteras mi metabolismo basal

y entorpeces mis digestiones?

 

Mis narinas tiemblan

aumenta la presión de la sangre

enrojezco y me altero

o sudo y palidezco.

 

Mi amor es gutural e instintivo

como el celo de los animales.

Cualquier metáfora que erija

como un vestido sobre la epidermis

será artificio.

 

Y sin embargo,

cuando te hablo,

evoco leyendas antiguas:

Tristán, Iseo, la cruel Turandot,

Dido, la enamorada, y la indiferente Helena

se amontonan en mi boca,

viajan,

en ríos blancos de saliva.

 

Hipótesis científica

o cultura,

lo mismo da:

mis vísceras no distinguen,

aman, sin preguntarse qué es el amor.


Cristina Peri Rossi

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

"Recuerdos de mi infancia enredados están". Poemas ganadores.

PRIMERA CATEGORÍA  Aquellos Días de mi niñez cuando me trataban de educar millones de historias inventé  y sobre todo: preguntas sin cesar. ¿Porque el techo es gris? ¿Porque es ahora azul? Esto se llama libro y se usa así ¿Que soy yo?,¿quien eres tu?  -De la Vida un aprendiz-   Joan Gómez Casanova, 2º ESO B Recuerdos de mi infancia enterrados están, en mi memoria se encuentran, no están en el desván. Cuales buenos eran los intentaré buscar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Recuerdos de mi infancia enterrados están, y ya sé donde buscar. En mi memoria y en fotos los voy a encontrar, los de mi infancia ya sé donde están, no están ni en un libro ni tampoco en el sofá. Cuales buenos eran encontrados están, mas los malos en mi memoria no se encontrarán, en fotos y en libros tal vez estarán, entonces ellos arderán, porque lo que pasó en el pasado allí se ha de quedar, en mi mar de recuerdos, recuerdos serán. Mis amigos y familia no sé si se acordarán, pero lo