Ir al contenido principal

Taller de escritura Atenea


La creatividad literaria surge de nuestra mente,al igual que la diosa que da nombre a nuestro taller: Atenea.

Era la diosa de la sabiduría y nació de la cabeza de Júpiter cuando Volcano, intentando calmar su dolor,se la abrió de un hachazo. Salió Atenea armada de pies a cabeza,doncella de 20 años y llena de virtudes. Entre sus atribuciones estaba el ser protectora de sabios y artistas. A lo largo de la historia se la ha representado con un casco que protege su divina frente y acompañada de un búho o una lechuza; aves vigilantes,tranquilas y reflexivas. Atenea inventó la escritura,la pintura y el bordado. Era conocedora de otras muchas artes.


Este taller quiere ser una nueva Atenea. Aprovechando sus cualidades: la escritura y la sabiduría,también nosotras queremos abrir nuestras mentes,jugar con la escritura,escribir y en definitiva,ser artistas del lenguaje. 

Os animamos a visitar nuestro taller (pinchando en el icono que encontrarás en el margen derecho de este blog)  en el que encontraréis aportaciones interesantes.


Luz Clemente Llona, Andrea del Carmen López Rivera, Iara Ailén Ialea Piñero y  Marta Polo González.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado