Ir al contenido principal

El último hombre de la tierra: capítulo 2.

Nada más salir de aquel extraño edificio, el último hombre de la tierra se encuentra con un inmenso desierto. La invasión ha asolado todo. Apenas queda vida en el planeta.
El chico tan sólo tiene unos difusos recuerdos de cuando aquel enorme desierto era un pradera con unas pocas casas salpicadas, por aquí y por allá.
El joven sigue lo poco que queda de lo que había sido un pequeño sendero. Unas tímidas flores celestes, lilas y violetas delinean aquel diluido camino. Lo ve como una señal.
Después de un rato recorriendo aquella vereda, le parece escuchar de lejos unos gritos de guerra y muchos disparos. “No, por favor, no. Ya estamos otra vez igual; salgo de una y me meto en otra.” Empieza a correr más rápido siguiendo el camino, hacia los gritos. Por el camino, bajo la sombra de un roble centenario completamente seco, encuentra una honda y una pequeña pistola de balines. Las coge, pensando: “Por lo que pueda pasar; mejor que nada es.”
De pronto, deja de escuchar ruidos. Piensa que se le han taponado los oídos. Intenta concentrarse en escuchar el más leve sonido que pueda delatar que ha pasado. Nada. Llega a pensar que se ha quedado sordo por alguna explosión.
El joven sigue andando, pistola de juguete en mano, y la honda en el bolsillo. De vez en cuando se agacha para recoger alguna piedra que pueda lanzar con la honda. Cuánto más avanza, más vegetación seca se encuentra por la senda. Entre los restos de aquel antiguo bosque, hay restos de casas. Aquello había sido un pueblo. Su pueblo.
Preciosos recuerdos de su bonita infancia le atormentan. Al último hombre de la tierra le invade el dolor, al ser consciente de que los sitios más importantes de su vida, han sido arrasados, y cubiertos por un bosque medio seco.
El camino termina a las puertas del bosque. Donde estaba antes la entrada de su pueblo. Se queda pensativo. Debe cruzar el bosque para continuar su camino. El bosque no le inspira mucha confianza (todavía sigue pensando de donde provenían aquellos disparos), pero si lo rodea perdería mucho tiempo, y precisamente es algo que necesita...
Aferrando fuertemente la pistola se adentra en el bosque.
Lo que más le inquieta de aquel bosque, es que no se escucha un ruido. La idea de que se ha quedado sordo no es tan rara. Lo empieza a asimilar.
Llega a un claro en el bosque. Y empieza a escuchar ruidos de plantas secas moviéndose y pisadas que se acercan. Después de todo, no está sordo.
Unos hombres salen de detrás de los arbustos. Y por fin entiende porque le llaman el último hombre de la tierra. Aquello no son personas. Tienen la mirada perdida, los ojos grises y la piel muy pálida. Se acercan a él como zombies.
El chico les dispara con su ridícula arma, pero no sirve de nada. Está rodeado. No le da tiempo a sacar su honda. Uno de aquellos seres se abalanza sobre él, dándole un golpe en la cabeza. Le parece escuchar unos gritos y disparos como los que había oído antes, cuando iba por el camino, pero sólo es capaz de pensar en su hermana, que le había pedido en una triste carta, que fuera a salvarla. “Lo siento Melanie.” El último hombre de la tierra pierde la consciencia.


CONTINUARÁ... 

¿QUÉ CREES QUE OCURRIRÁ AHORA? ¿QUÉLE HABRÁ OCURRIDO AL ÚLTIMO HOMBRE DE LA TIERRA?¿QUIÉNES SERÁN ESOS SERES QUE HAN APARECIDO?


ANÍMATE A ESCRIBIR ESTA HISTORIA JUNTOS Y A CONTARNOS CÓMO CREES QUE CONTINÚA LA HISTORIA. ESCRÍBENOS UNAS LÍNEAS AL FACEBOOK O AL BLOG CON TU PROPUESTA.

Comentarios

  1. Yo creo que la hermana no existe y que es un zombie que lo quiere matar.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la hermana esta capturada y que es una trampa para capturarlo a el y convertirlo en zombie

    ResponderEliminar
  3. ¡Esto se está poniendo muy interesante!
    Yo creo que no es el unico en la tierra que en otra parte del mundo quedan unos pocos como el.
    Los zombies utilizaran al ultimo hombre de la tierra para comunicarse con los otros. Es solo una estrategia. Lo matarán.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que la hermana está muerta y que es una trampa que le han puesto los zombies para matarlo a él también.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué intriga! Pues yo creo que la hermana si que le escribió la carta, pero hace demasiado tiempo y ya está muerta. El hermano va a seguir la aventura y al final de ella se va a encontrar con su hermana (ya muerta) y se va a suicidar con su onda y se va a quedar a su lado para siempre.

    Lucía Medina Moreno 2º ESO B

    ResponderEliminar
  6. ¡Sigue, qué intriga! Yo creo que los "hombres" que lo han golpeado lo llevaran a donde está su hermana encerrada (o muerta, porque no se lo dirán), lo convertirán en uno como ellos y al final morirá.

    Sandra 2 E.S.O. A

    ResponderEliminar
  7. yo creo que lo van a llevar con su hermana pero que él a causa del golpe no la reconoce porque ha perdido la memoria.
    Fco. Javier García Rojas

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que lo llevarán con su hermana y harán un plan para escapar juntos.
    Pablo Martín Santiago

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado muchísimo, yo creo que en el lugar donde los zombies lleven al chico se encontrará con su hermana y juntos podrán escapar.

    Paula Ortigosa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado