jueves, 21 de marzo de 2019

Ven, que te dé un verso: "La luz", Eloy Sánchez Rosillo.


Semana del  18 al 22 de marzo
La luz

No se puede prever. Sucede siempre
cuando menos lo esperas. Puede pasar que vayas
por la calle, deprisa, porque se te hace tarde
para echar una carta en correos, o que
te encuentres en tu casa por la noche, leyendo
un libro que no acaba de convencerte; puede
acontecer también que sea verano
y que te hayas sentado en la terraza
de una cafetería, o que sea invierno y llueva
y te duelan los huesos; que estés triste o cansado,
que tengas treinta años o que tengas sesenta.
Resulta imprevisible. Nunca sabes
cuándo ni cómo ocurrirá.

Transcurre
tu vida igual que ayer, común y cotidiana.
Un día más”, te dices. Y de pronto,
se desata una luz poderosísima
en tu interior, y dejas de ser el hombre que eras
hace solo un momento. El mundo, ahora,
es para ti distinto. Se dilata
mágicamente el tiempo, como en aquellos días
tan largos de la infancia, y respiras al margen
de su oscuro fluir y de su daño.
Praderas del presente, por las que vagas libre
de cuidados y culpas. Una acuidad insólita
te habita el ser: todo está claro, todo
ocupa su lugar, todo coincide, y tú,
sin lucha, lo comprendes.

Tal vez dura
un instante el milagro; después las cosas vuelven
a ser como eran antes de que esa luz te diera
tanta verdad, tanta misericordia.
Mas te sientes conforme, limpio, feliz, salvado,
lleno de gratitud. Y cantas, cantas.

Eloy Sánchez Rosillo

martes, 19 de marzo de 2019

Un nuevo proyecto en la biblioteca: AGALMA.

 
 
El Departamento de Orientación del IES Aricel presenta  mañana, miércoles 20 de marzo, durante el recreo, en la Biblioteca Jose Redondo, un nuevo proyecto que definen así:
 
"Agalma es una iniciativa donde dar un lugar, tiempo y espacio al decir subjetivo de cualquier alumno/a, profesor/a, más allá de la dimensión de alumnado dentro de un Programa curricular.Lo que cada cual ha construido,respondido o inventado alrededor de un vacío de manera singular, impulsado desde su deseo, sintiendo de manera inefable ese brillo interno.
En cada caso, tanto en los protagonistas como en los colaboradores, subyacen hermosas historias personales en su singularidad, desde la alegría algunas veces y desde el dolor de existir en otras, con un crecimiento personal en el caso por caso.
Lo más importante de agalma no será el resultado sino la vivencia de su proceso."
 
Les deseamos la mejor de las suertes para este proyecto. Allí estaremos para escuchar sus historias. Os esperamos.

lunes, 18 de marzo de 2019

"Una voz propia": recital poético y lectura de microrrelatos.







En el marco de las actividades del Día Internacional de las mujeres, se organizó en la biblioteca el recital poético "Una voz propia".






Profesorado y alumnado leyeron poemas de mujeres de distintas épocas y tradiciones, entre las que estaban Idea Vilariño, Virginia Woolf, Ángeles Mora, Wislawa Szymborska, Rosario Castellanos, Leire Bilbao, Elena Martín Vivaldi, Emily Dickinson y Claribel Alegría, entre otras.




La lectura, como siempre, estuvo acompañada de música. Esta vez, fueron el clarinete de David y e piano de Emma.






También conocimos el fallo del jurado del concurso de microrrelatos de este mes. La frase era "en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido", extraída de un fragmento de Un cuarto propio, de Virginia Woolf.




Los textos ganadores y los que se leyeron aquella mañana de marzo en la biblioteca, de mujeres con una voz propia, son rotundos y hermosos.

Ganadora 1ª categoría

SUEÑOS

Ella camina por el bosque. Tiene en la mano un cuaderno donde imagina que escribe y dibuja los animales que ve. Encuentra un prado verde, se tumba. Quiere olvidarse de esa nube gris que la atormenta, que le impide respirar. A ella le gusta soñar porque en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido.
Ella, todas las noches, sale a la terraza, se tumba y sueña que el día siguiente sea mejor que el anterior.

Emma Gracia López, 1º ESO G



Ganadora 2ª categoría

Al final del pasillo la violencia cierra la puerta con llave al salir. No volverá hasta dentro de unas horas, cuando ya está lejos ella decide acercarse.
Entonces, conteniendo la respiración, agarra el pomo de la puerta y cierra los ojos. Acciona la manivela, cerrada como de costumbre, pero imagina tener el poder de abrir aquella puerta, su puerta, y huir. En la vida real sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido. Rccuerda cuando era pequeña y perdía las llaves de casa de vuelta del colegio, ahora daría lo que fuese por tener unas como aquellas. Imagina que el miedo no quebrase su voz al decir basta. Imagina tener el valor de luchar contra un sistema que lo defenderá a él.

Amelia Ruiz Melero, 1º de Bachillerato A

A los lectores y lectoras, a los músicos y a todos y todas los que aquel día nos acompañaron en la biblioteca os damos las gracias.









                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

jueves, 14 de marzo de 2019

Ven, que te dé un verso: W. Szymborska, "El número Pi".



Semana del 11 al 15 de marzo
 
EL NÚMERO PI


Digno de admiración es el número Pi
tres coma catorce.
Todas sus siguientes cifras también son iniciales,
quince noventa y dos porque nunca termina.
No deja abarcar sesenta y cinco treinta y cinco con la mirada,
ochenta y nueve con los cálculos
sesenta y nueve con la imaginación,
y ni siquiera treinta y dos treinta y ocho con una broma o sea comparación
cuarenta y seis con nada
veintiséis cuarenta y tres en el mundo.
La serpiente más larga de la tierra después de muchos metros se acaba.
Lo mismo hacen aunque un poco después las serpientes de las fábulas.
La comparsa de cifras que forma el número Pi
no se detiene en el borde de la hoja,
es capaz de continuar por la mesa, el aire,
la pared, la hoja de un árbol, un nido, las nubes, y así hasta el cielo,
a través de toda esa hinchazón e inconmensurabilidad celestiales.
Oh, qué corto, francamente rabicorto es el cometa
¡En cualquier espacio se curva el débil rayo de una estrella!
Y aquí dos treinta y uno cincuenta y tres diecinueve
mi número de teléfono el número de tus zapatos
el año mil novecientos sesenta y tres sexto piso
el número de habitantes sesenta y cinco céntimos
centímetros de cadera dos dedos una charada y mensaje cifrado,
en la cual ruiseñor que vas a Francia
y se ruega mantener la calma,
y también pasarán la tierra y el cielo,
pero no el número Pi, de eso ni hablar,
seguirá sin cesar con un cinco en bastante buen estado,
y un ocho, pero nunca uno cualquiera,
y un siete que nunca será el último,
y metiéndole prisa, eso sí, metiéndole prisa a la perezosa eternidad
para que continúe.

Wislawa Szymborska

jueves, 7 de marzo de 2019

Ven, que te dé un verso: "Meditación en el umbral", Rosario Castellanos.

Semana del 4 al 8 de marzo





Meditación en el umbral




No, no es la solución
tirarse bajo un tren como la Ana de Tolstoi
ni apurar el arsénico de Madame Bovary
ni aguardar en los páramos de Ávila la visita
del ángel con venablo
antes de liarse el manto a la cabeza
y comenzar a actuar.

Ni concluir las leyes geométricas contando
las vigas de la celda de castigo,
como lo hizo Sor Juana. No es la solución
escribir, mientras llegan las visitas,
en la sala de estar de la familia Austen,
ni encerrarse en el ático
de alguna residencia de la Nueva Inglaterra
y soñar, con la Biblia de los Dickinson,
debajo de una almohada de soltera.

Debe haber otro modo que no se llame Safo
ni Mesalina ni María Egipciaca
ni Magdalena ni Clemencia Isaura.

Otro modo de ser humano y libre.

Otro modo de ser.


 Rosario Castellanos 




lunes, 25 de febrero de 2019

Ven, que te dé un verso: Concha Méndez,"Los mapas de la escuela"



Los mapas de la escuela,
todos tenían mar,
todos tenían tierra.

¡Yo sentía un afán
por ir a recorrerla!...

Soñaba el corazón
con mares y fronteras,
con islas de coral
y misteriosas selvas...

Soñaba el corazón...
¡Oh, sueños de la escuela!

Concha Méndez

lunes, 18 de febrero de 2019

Ven, que te dé un verso: Luis Cernuda, "Los espinos"

Del 18 al 22 de febrero


LOS ESPINOS

Verdor nuevo los espinos
Tienen ya por la colina,
Toda de púrpura y nieve
En el aire estremecida.

Cuántos ciclos florecidos
Les has visto: aunque a la cita
Ellos serán siempre fieles,
Tú no lo serás un día.

Antes que la sombra caiga,
Aprende cómo es la dicha
Ante los espinos blancos
Y rojos en flor. Ve. Mira.


       Cernuda, Como quien espera el alba.