martes, 21 de noviembre de 2017

Arqueobiblio



Invito a leer un libro llamado El Síndrome de Mozart de Gonzalo Moure.
Literatura juvenil, también muy apropiada  para la gente mayor que todavía entiende el valor de apreciar la diferencia como algo singular y que nos hace especiales frente al resto.
Queremos aprender a leer y a estructurar nuestros pensamientos a través de la palabra, pero es difícil si antes no se nos enseña  a mirar, analizar y entender nuestras emociones,  este libro te ayudará a ello.
El tema trata del verdadero significado de la música y de lo que las personas guardan en su interior, aunque no siempre se vea. Además aprenderás vocabulario, conocerás mejor al gran Mozart, descubrirás algunas rarezas de otras personas y te sorprenderás con las emociones que desencadenará en tu interior.
Mª Rosario Pérez Fernández.

lunes, 20 de noviembre de 2017

Entre son et sens


L'enfant à la colombe, Pablo Picasso

LES ENFANTS DU MONDE 


Enfants du monde, donnez vos mains 
Ensemble, allons bâtir notre avenir 
Enfants du monde, hommes de demain 
Il faut que l’espoir puisse bien fleurir 


Enfants du monde, donnez votre amour 
Ensemble, allons tuer le vil esclavage 
Enfants du monbde, lumières du jour 
Ensemble, bâtissons un monde de sages 


Enfants du monde, donnez vos coeurs 
Ensemble, brisons toutes ces chaines 
Enfants du monde, sources de bonheur 
Ensemble, faisons la guerre aux haines 


Enfants du monde, graines de l’espoir 
Ensemble, allons briser les opressions 
Enfants du monde, il faut bien y croire 
Ensemble, faisons de la paix notre mission 


Enfants du monde, vous êtes le beau rêve 
Ensemble, semons partout la joie des fêtes 
Enfants du monde, il n’y aura pas de trêve 
Ensemble, allons tuer ces haines si bêtes 


Said Choral

Larmes d'enfant, Céline Alapetite
ENFANT BATTU 

Dans ce monde, il existe tant de misères 
Des choses atroces qui me désespèrent, 
Pourtant, rien ne pourra me faire oublier 
Le regard d’un enfant qui a été frappé. 
Le visage tumefié, empli de coups donnés 
Par une main aimée, par un être adorée 
Un père, une mère qui frappent leur enfant 
Ne mérite pas d’être reconnu parent 
Ce petit être fragile vient pour être aimé, 
Del’enfance il attend des rêves à garder… 
Souvenirs de tendresse, de chaleur, d’amour 
Pour demain, à garder dans son coeur pour toujours. 
Mais lui, il a connu les cris, la peur, les coups, 
Des coups marquant le corps, le visage, le cou. 
Des bleus qu’il faut cacher, surtout ne pas montrer 
Pour ne pas recevoir encore une raclée. 
Devant ton regard qui n’a rien de l’enfance, 
Ton enfance qui n’a rien d’une romance. 
Devant ton désespoir et ta résignation 
Mon coeur pleure d’impuissance, d’indignation. 
Petit, je voudrais être là, te prendre de la main 
Et t’emmener très loin , vers d’autres lendemains… 
T’aimer, te cagoler por te faire oublier 
La folie des humains qui vient tant me hanter. 

Gwen Hoël

Sélection réalisée par Rosalía Montoya

Ven que te dé un verso

Del 20 al 24 de noviembre

Para todos los niños yunteros del presente, en el Día de la infancia

  


EL NIÑO YUNTERO
Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.
Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.
Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.
Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.
Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra,
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.
Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.
Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.
A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.
Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.
Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.
Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
revuelve mi alma de encina.
Lo veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
y declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.
Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.
¿Quién salvará este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?
Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.
MIGUEL HERNÁNDEZ

lunes, 13 de noviembre de 2017

Entre son et sens



Envol d'oies sauvages sur un coucher de soleil, Jo Bévin


NOVEMBRE 


Captif de l’hiver dans ma chambre 
Et las de tant d’espoirs menteurs, 
Je vois dans un ciel de novembre, 
Partir les derniers migrateurs. 


Ils souffrent bien sous la pluie; 
Mais au pays ensoleillé, 
Je songe qu’un rayon essuie 
Et réchauffe l’oiseau mouillé. 


Mon âme est comme une fauvette 
Triste sous un cel pluvieux; 
Le soleil dont sa joie est faite 
Est le regard de deux beaux yeux; 


Mais loin d’eux, elle est exilée; 
Et, plus que ces oiseaux, martyr, 
Je ne puis prendre ma volée 
Et je n’ai pas le droit de partir. 


François Coppée



Selection réalisée par Rosalía Montoya

Ven, que te dé un verso

Del 13 al 17 de noviembre
Sveta Dorosheva


Lectura al amanecer

Leo al amanecer evocadores versos
mientras pían los pájaros y el sol despunta.
Cae la claridad sobre la página
como un rocío virginal que da fragancia e inocencia
a la lectura.
 Y leo
de pronto como un niño embelesado,
atrapado en las redes hechiceras del ritmo.
Hay un instante, feliz armonía, en que todo
se enlaza y se confunde.
 Y ya no sé si el sol
cuelga de un verso como una naranja,
si el gallo, si la alondra, si gorriones y plátanos,
si las campanas,
son prosodia y sintaxis
de una gramática celeste,
o si el libro es un pájaro solar que, batiendo sus rayos,
dora mi frente.

De la frontera
José Luis Parra (1944-2012)


lunes, 6 de noviembre de 2017

V Edición Concurso de Microrrelatos



 
Se convoca la Quinta Edición del Concurso de Microrrelatos en la Biblioteca 'Jose Redondo' del IES Aricel. Puede participar en él todo el alumnado matriculado en el centro.

BASES
     Los participantes deben escribir un microrrelato a partir de una frase propuesta. Al principio del mes seleccionado, en el tablón la biblioteca, se dará a conocer dicha frase. 

      Esta frase puede aparecer en cualquier lugar del cuento, no necesariamente al principio. La extensión de estos relatos será de un máximo de 100 palabras y el tema, libre.

    El alumnado de 1º y 2º de ESO depositará sus relatos en la “Caja de los microrrelatos” de la biblioteca, que se encontrará en la mesa de la entrada. Los textos deberán ser anónimos. El alumnado de la segunda categoría (3º y 4º de ESO y Bachillerato) los enviarán a la dirección de correo electrónico: biblioteca@iesaricel.org (A pesar de que el correo identifica la autoría de los textos, la responsable de biblioteca se encargará de elaborar un documento con todos los textos sin la autoría para presentarlo al jurado). El profesorado de Lengua de cada nivel explicará en cada grupo cómo hacerlo.

     En principio llevaremos a cabo dos sesiones  por trimestre. Para cada una de ellas anunciaremos con antelación el plazo de presentación y el día de celebración del acto en el blog, en el Facebook y en el tablón de la biblioteca.

     El día de celebración de la sesión, durante el recreo se harán públicos los ganadores y se leerá el relato al que pertenece dicha frase. Además, los ganadores se publicarán también en el tablón y en el blog de la biblioteca. Al final de curso, entre los seleccionados de cada acto, se elegirán dos ganadores, que obtendrán diversos premios.

FRASE PARA NOVIEMBRE:
“Tenía que correr, huir, ponerse a salvo"

domingo, 5 de noviembre de 2017

Entre son et sens




Leonide Afremov

DANS LE PARC… 


Dans le parc aux lointains voilés de brume, sous 
Les grands arbres d’où tombe avec un bruit très doux 
L’adieu des feuilles d’or parmi la solitude, 
Sous le ciel pâlissant comme de lassitude, 
Nous irons, si tu veux, jusqu’au soir, à pas lents, 
Bercer l’été qui meurt dans nos coeurs indolents. 
Nous marcherons dans les muettes allées; 
Et cet amer parfum qu’on les herbes foulées, 
Et ce silence, et ce grand charme langoureux 
Que verse en nous l’automne exquis et douloureux 
Et qui sort des jardins, des bois, des eaux, des arbres 
Et des parterres nus où grelottent les marbres, 
Baignera doucement notre âme tout un jour, 
Comme un mouchoir ancien qui sent encor l’amour. 


Albert Samain. Le chariot d’or 


Poème choisi par Rosalía Montoya