Ir al contenido principal

Arqueobiblio




     Hoy Antonio Luis Ortega, profesor de Física y Química y director de nuestro centro, nos invita a adentrarnos en las aventuras de Un capitán de quince años, de Julio Verne.


     Yo me recuerdo leyendo desde muy pequeño. Si tuviera que calificarme ahora casi que diría que era un lector repelente porque mis padres me tenían que regañar para que dejara la lectura y me pusiera a comer. Leía todo lo que caía en mis manos: Tebeos, novelas del Oeste, libros de aventuras de la colección "Historias" y... hasta los recortes del periódico que, por aquellos lejanos años sesenta, se colgaban cerca del inodoro y que fueron los precursores del papel higiénico.
     Ahora, afortunadamente no he perdido la afición, aunque desgraciadamente no es tanto el tiempo que tengo para llevarla a cabo; pero en mi mesita de noche nunca falta un libro para abandonar el día con una evasión hacia esas historias reales o irreales que encierran. El último: El asesinato de Sócrates, de Marcos Chicot (finalista del Premio Planeta).
     Pero como de lo que se trata es de indicar aquellos que dejaron una huella especial en nuestra infancia, yo tengo que decir que, entre muchos otros, señalaría Un Capitán de quince años, del escritor Julio Verne y  La Cabaña del Tío Tom de la escritora Harriet Beecher Stowe Sobre todo el primero. Trata de un joven que se embarca como grumete en un barco ballenero y los avatares del destino lo convierten en abanderado de una lucha contra la trata de esclavos; dentro, la conmovedora historia de un perro que perdió a su dueño asesinado y que reconoció sus iniciales en las letras de unos cubos. ¡Impactante!.

Un saludo a todos y mucho ánimo. Leer es vivir otra vida.


Antonio Luis Ortega

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado