Ir al contenido principal

Taller de escritura "Atenea": Sonetos.








Inventamos un soneto jugando con las letras. Esta vez hemos decicido que, prácticamente en cada verso, aparezca una plabra que contenga la letra Ñ. Su elección es un homenaje a esta letra tan española. Os ofrecemos dos ejemplos.





Aquella chica parecía extraña,
Tenía vistosa moña en el pelo
Teñido de colorido azul cielo
Que él divisaba desde la cabaña.

Mientras ella en el lago se baña,
Hojas de otoño color caramelo
Caen suavemente arañando el suelo
Y él pesca con su inmensa caña.

Sueños que quería recuperar:
El amor de la niña, ya perdido
Por su cariño no querer demostrar.

Ya que, por tacaño, ella había huido.
Si en un mañana quería volver a amar,
Tendría que ceñirla al olvido.

Iara Ailén Ialea Piñero, Marta Polo González, 4º D



   
Una bonita niña risueña
de unos rizados bucles castaños
pronto celebraría su cumpleaños,
pero se sentía muy pequeña
de la solución ella no era dueña.
Un día halló bebedizos extraños
al beberlos, les causó grandes daños
y creció cual palmera caribeña.
Al verse así sufrió una gran conmoción,
los pájaros en ella se posaban,
teñían su figura de admiración
sus compañeros cariño de daban.


Andrea López Rivera y Luz Clemente Llona, 4ºC









Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado