Ir al contenido principal

El último hombre de la Tierra: capítulo 5 (y último, por ahora...)



El último hombre de la Tierra y su nueva acompañante encienden una hoguera para calentar la comida y caldear el ambiente.
Los dos están inmersos en sus pensamientos, los dos tienen la mirada perdida en la danza de las llamas.
Jack, mirando fijamente el fuego, rompe el tenso e incómodo silencio que reina en la habitación.

   -  Alice.
   -  Dime.
   -  ¿Dije algo entre sueños, cuándo estaba inconsciente? - musita él levantando la mirada, con el semblante serio.
   -  Sí. Empezabas a gritar “¡Despierta, despierta!”. Y continuabas diciendo, en un susurro “Melanie, aguanta. Ya voy.”, y volvías a gritar “¡Jack, levántate y haz algo de provecho!” - le mira fijamente a los ojos y musita:
   -  En esos momentos, empezaba a recorrerte la frente, un sudor frío terrorífico. Te subía la fiebre hasta las nubes. Me tenías preocupada, Jack. Muy preocupada, Jack. Muy preocupada.

El silencio invade nuevamente la habitación. Esta vez, se encarga Melanie de echarlo.

   - ¿Por qué querías saberlo?
   -  Te vas a reír de mí cuando te lo diga . - y después de una honda inspiración, le responde- Cuando me desperté, tenía la garganta más seca que esta cueva.

Y con esa simple frase, una pequeña hipérbole, se asomó tímidamente en el rostro de Alice, una sonrisa. Y fruto de esa pequeña sonrisa, él también sonrió, a medias. Él se acerca tímidamente a ella, y cuando va a dejar su mano reposando en la de ella... Da un fuerte grito y la aparta, al mismo tiempo que le da un pisotón a una serpiente venenosa. Se había acercado sigilosamente, y ninguno de los dos se había percatado de su presencia. El cuerpo amarillo y negro del reptil, cubierto de veneno, está espachurrado en el suelo, sin vida.

   -   Pero ¿qué demonios...?
   -   Estaba a punto de morderte. Llega a hacerlo... Y no sobrevives para contarlo. - explica él, seco, mirándola.
   - ¿Ahora eres experto en reptiles? - le pregunta Alice, irónica y pícara a partes iguales.
   -  Experiencia. - responde con una expresión que lo delata – No sería la primera vez... que veo morir a alguien por culpa, de ese bichejo. - dice él, tragando saliva, cerrando los puños, apartando la vista.
   -  Lo siento. - murmura Alice, mostrándose algo avergonzada. Él joven se sorprende ante tal reacción. - No tenía ni idea...
   -  No te preocupes. No podías saberlo. - contesta él, algo arrepentido, restándole importancia al asunto.
   -  ¿Quieres hablar del tema?
   -  No. No, gracias. Suficientes emociones por un día. Quizá en otro momento.
   -   De acuerdo. Cuando quieras, no pensaba irme en un corto plazo de tiempo. - responde ella, provocándole a Jack una carcajada.
   -  Oye, ¿tienes por ahí algo con que llenar el estómago? Tengo hambre.
   -   Sí, en el bolso hay comida. - contesta ella, lanzándoselo.
   -  Mmm, una manzana. - exclamó él, rebuscando en el bolso.
   - Si no te importa, me voy a acostar ya.
   -  Estupendo. - le dice Jack, con el jugo de la manzana chorreándole por la barbilla.

Alice se tumba en el suelo, a una distancia prudencial del fuego, usando la mochila medio abierta como almohada, de la que sobresale un rifle.
Jack se apoya en una roca, con una rodilla estirada y otra doblada, mordiendo feliz, su manzana.

   - Buenas noches, Jack.
   - Buenas noches, Alice.

El silencio se asienta de nuevo en la cueva, interrumpido intermitentemente por los bocados de Jack y la respiración acompasada de Alice. El último hombre de la Tierra se pierde en sus pensamientos.


DEJAMOS AQUÍ LA HISTORIA DE JACK, PERO LA RETOMAREMOS EN SEPTIEMBRE. 

GRACIAS A TODOS LOS QUE HABÉIS CONTINUADO LA HISTORIA Y, SOBRE TODO, A ALBA BONILLO, QUE NOS HA DEJADO INTRIGADOS CON CADA CAPÍTULO.

A LA VUELTA DEL VERANO, LA SIGUIENTE TEMPORADA. 
PODÉIS IR OPINANDO YA SOBRE LO QUE CREÉIS QUE PASARÁ...



...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado