Ir al contenido principal

Arqueobiblio



     Mi primera aproximación a la lectura, allá por los años de mi infancia (los últimos sesenta), fue con lo que entonces se llamaban tebeos: unos comics de la época que tomaban el nombre de una de aquellas publicaciones, Tbo. Los vendían en un quiosco cerca de mi casa y valían una peseta, que venía a ser algo así como hoy un euro. Recuerdo que también vendían unos caramelos de nata, que me gustaban mucho, a diez por una peseta, y también polos de hielo en verano. Había tebeos de tres tipos:
    Unos eran seriados y las aventuras se iban engarzando a través de los números para que los niños los fuésemos comprando. Siempre eran historias de buenos contra malos y a menudo se enzarzaban en peleas en las que invariablemente ganaba el héroe a pesar de estar en minoría o en desventaja. Recuerdo "Flecha y Arturo", "El californiano", "El capitán Trueno", "El Jabato" y otros más.
   Otros eran de antihéroes, a los que todo les salía mal o estaban haciendo siempre gamberradas. Eran personajes entrañables como "Carpanta", "El botones Sacarino", "Pepe Gotera y Otilio", "Zipi y Zape", "Mortadelo y Filemón", etc.
   También estaban los tebeos para niñas que eran más insulsos y aburridos, con princesas y príncipes, niñas buenas y hacendosas o historias de amores. A pesar de todo también estos me gustaban y, cuando caían en mis manos, los leía.
  Todo el dinero que me daban lo gastaba en tebeos (en aquel tiempo no había tele, ni móviles, ni consolas). Los guardaba muy bien ordenados en una maleta vieja debajo de la cama como si fueran un tesoro, eran mi tesoro, y los leía y releía y me gustaba ponerme en la piel de los protagonistas e imaginarme casi partícipe de aquellas aventuras.
   Dicen que la infancia es (o debería ser) un paraíso de la memoria y realmente aquella época fue en mi recuerdo un tiempo esplendoroso y feliz de juegos, descubrimientos, imaginación y  lecturas. Hoy leer sigue siendo una de mis pasiones por muchas razones: porque sacia y estimula mi sed de conocimiento y porque sigue estimulando poderosamente mi imaginación trasladándome a otras épocas y permitiéndome vivir situaciones, realidades y experiencias que de otra forma nunca tendría.

Guillermo Aguado Bailón






Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado