Ir al contenido principal

ARQUEOBIBLIO




     Nuestro compañero Julien, auxiliar de conversación francés, nos recomienda un libro que supuso un antes y un después en su experiencia como lector: "La insoportable levedad del ser", de Milan Kundera.
(Compartimos su texto original y la traducción).



     "Hier, loin d'ici, je baladais entre les pages blanches d'une vie à vivre. Sur le chemin, quelques odeurs étranges, et des objets bizarres : des livres. J'en voyais partout, chez moi, dans la rue, dans les magasins. Entre les produits ménagers et les fruits. Un jour, le hasard a mené mes yeux jusqu'à Kundera. Un écrivain tchèque, exilé en France. Le titre de l'ouvrage était "l'insoutenable légèreté de l'être". Drôles de mots, et cela m'a plu. Quelques jours après, un jour de soleil, et j'ai ouvert ce livre. Ma vie a changé dès ce moment-là. J'ai découvert que les mots, la poésie qu'ils transportent, me permettaient de voyager sans quitter le canapé. J'ai appris des expressions nouvelles, des mondes indomptés. J'ai rencontré des univers que jamais je n'aurais pu imaginer.
Depuis, grâce aux livres, aux arts, mais aussi aux gens, aux lieux, aux couleurs et aux rencontres impromptues, je cultive l'amour du voyage. Entre ici et mille ailleurs. Je survole la terre, et tant de galaxies. Comme un explorateur, que les mots mènent je ne sais où. Les mots ? Comme des valises."





     "Ayer, lejos de aquí, me paseaba entre las páginas en blanco de una vida por vivir. A lo largo del paseo, algunos olores extraños y unos objetos raros: los libros. Los veía por todas partes: en mi casa, en la calle, en las tiendas…, entre los productos de la limpieza y las frutas. Un día, el azar llevó mis ojos hasta Kundera, un escritor checo exiliado en Francia. El título del libro era "La insoportable levedad del ser". ¡Extrañas palabras! Y eso me gustó. Algunos días después, un día de sol, abrí el libro. Mi vida cambió a partir de ese momento. Descubrí que las palabras, la poesía que llevan consigo, me permitían viajar sin levantarme del sofá. Aprendí nuevas expresiones, mundos imposibles de domesticar. Encontré universos que nunca hubiera podido imaginar.
Desde entonces, gracias a los libros, al arte, pero también a la gente, a los lugares, a los colores y a los encuentros inesperados, cultivo el amor por el viaje. Entre el aquí y mil lugares más. Sobrevuelo la Tierra y tantas otras galaxias. Como un explorador a quien las palabras llevan no se sabe adónde. ¿Palabras? Como maletas."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado