Ir al contenido principal

Aquellas palabras para un confinamiento...


En la primavera del curso pasado, cuando dejamos de vernos y sufrimos el vértigo de dejar de hacer todo lo que estábamos haciendo como lo estábamos haciendo, la biblioteca convocó dos concursos que pretendían poner voz e imágenes a lo que estábamos viviendo: "Palabras para un confinamiento" y "Salir de casa".

 Estos días, en los que llevamos ya dos meses de un curso raro y dificil, lleno de mascarillas y gel hidroalcohólico, en el que se ha impuesto la distancia, nos hemos reunido en la biblioteca para entregar los premios a quienes ganaron esos concursos. Este encuentro estuvo marcado por el signo de los tiempos: se leyeron los textos, pero no hubo público, no nos acercamos unos a otros, una de las ganadoras (que ahora estudia en Córdoba) nos grabó un vídeo que vimos en la pantalla y desinfectamos todo antes y después. Pero aún así, fue tremendamente emotivo y también evocador de lo que este curso echaremos de menos.


Por eso, nos sirvió para saber que nos seguiremos encontrando, aunque haya que buscar nuevas maneras.

Enhorabuena a Sergio, Amelia, Francisco y Celia por los textos y las imágenes tan hermosas con las que ganasteis.

En este libro digital que editamos puedes leer aquellos hermosos y emotivos textos.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado