Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso

Del 15 al 19 de enero








Celebración menor


Cada día de enero
yo hago de mi vida un exorcismo
aquí en la Polinesia,
y un buzo adolescente flota azul
por una perla enorme,
enorme como el hambre.

Varios días al año
hago hermosos poemas
que tratan de mi ombligo,
y aquí y en Bangladesh,
en Lesbos o en Bagdad,
en los verdes y negros
infiernos colombianos,
flotan niños sin nombre,
cifras que Dios ignora:
tienen ojos de perro,
sonrisa de otro mundo.

Varias veces al día
me veo envejecer frente al espejo,
y aquí, junto a los templos de Bangkok,
en Zaire y Rumanía,
aquí, en las millonarias
filas de la pobreza,
es un extraño el ángel de la guarda.


MIGUEL ÁNGEL BARRERA MATURANA

Comentarios

  1. Muchas gracias por publicar mi poema, os estoy muy agradecido.

    ResponderEliminar
  2. Es un honor para nuestro pequeño espacio virtual contar con tus palabras y poder difundirlas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado