Ir al contenido principal

ARQUEOBIBLIO

5.

4 de noviembre de 2014

"Arqueobiblio"




Hoy viajamos, de la mano de la profesora Conchi Torres, al tiempo de nuestras primeras lecturas, esas que nos abrieron a un mundo maravilloso del que después ya no hemos querido salir.

"Mis primeros recuerdos como lectora se remontan al año en que aprendí a leer. Como desde pequeña me contaban cuentos y pasaba horas y horas contemplando las ilustraciones tan bonitas, mi deseo por ser yo la que leyera esas historias hizo que me acercara a ellas con gran ilusión (aunque muchas me las sabía de memoria). Especialmente me acuerdo de dos volúmenes llamados “LEYENDAS MARAVILLOSAS”; ahí estaban: 'El pájaro hablador', 'Las tres naranjas', 'La princesa de los juncos', 'El hilo mágico' y tantas otras. Todas me trasladaban a un ambiente maravilloso que me servía para imaginar mundos nuevos por descubrir y aún hoy las recuerdo con emoción y ternura. Agradezco a mi tía y a mi madre sus cuentos antes de dormir, porque eso fue el germen de mi amor por la literatura. Y así lo he hecho yo con mis hijos, pues siempre supe que no podía privarlos de un placer tan hermoso.

Comentarios

  1. Gracias por compartir esta portada. No recordaba el título del libro y ahora puedo recuperarlo comprándolo por internet. Me acordaba del título del cuento "La princesa del junco" y dudaba del de "El hilo de la vida" y eso que me viene muchas veces este cuento a la cabeza. Me parecen obras maestras por su narrativa y belleza en las ilustraciones, pero sobre todo estas dos historias son lecciones de vida. A mi me dejaron huella aunque me gustaría decir que he aprendido la lección y nunca deseo tirar de la cuerda ;) GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado