Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso

Del 8 al 12 de mayo

Madre e hijo, PABLO PICASSO


El reino de los cielos

                                                                    A mi madre

En aquel patio el tiempo era redondo
y nunca se agotaba;
los días sí, ¡qué pena!,
surcaban el azul y se perdían:
aviones invisibles que hilvanaban el cielo,
bandadas de compases que huían del otoño.
Parábamos el juego en un instante
y alzábamos la vista, como ángeles de piedra:
sin vernos se alejaban de nosotros
y allí quedábamos,
diminutos náufragos,
rodeados de un silencio
de hormigas y geranios.

Así, días y noches jugaban a la rueda,
el patio se llenaba de sábanas y risas
y la vida pasaba
volando, tan leve, tan seria.

Recuerdo el sol de invierno brillando en los alambres,
sus manos afanosas y rojas por el frío
tendiendo con primor la ropa desgastada,
y aquellas viejas coplas que, sin decir, decían:
"Ay, vida mía, nunca será nuestro
el reino de los cielos".

MIGUEL ÁNGEL BARRERA MATURANA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado