Ir al contenido principal

Arqueobiblio





La ola, Morton Rhue

Recuerdo que este relato de un experimento real que realizó el profesor Ron Jones en California en 1967 (The Third Wave) me impactó muchísimo, máxime porque soy austriaca y mi país se unió a Alemania en la Segunda Guerra Mundial (bueno, nos "invadieron" con las puertas abiertas). 
Hablamos mucho del tema de los nazis en la escuela, y todos pensamos que era imposible que semejante salvajada fuera a ocurrir otra vez.
El libro nos muestra todo lo contrario... y también trata la pregunta interesante de la culpa que tienen los que "no hacen nada", los pasivos, los que no se meten y no se interponen. En alemán se llaman Mitläufer (no encuentro la traducción, pero algo como "el que sigue la corriente"), y su papel es crucial en un sistema de opresión. Un tema muy actual que se puede extrapolar también a muchos otros problemas de convivencia.

En esta página web de estudiantes participantes del experimento podéis encontrar más recensiones y recomendaciones de lectura
http://www.thewavehome.com/

Nicole Hammerle

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado