Ir al contenido principal

El poema de la semana

Del 14 al 18 de marzo


Las cosas de casa / 3

Tiene grandes ventajas la poesía,
por ejemplo sentarse
en el banco discreto de una plaza
y contemplar la vida como si ya
no se estuviera vivo.
Advertimos entonces,
como si fuera un don antes no usado,
la gracia saltimbanqui
de algunos gorriones,
la feroz resistencia de las hojas
a ser pasto del viento,
y el río manantial
que titila en los ojos del anciano.
Cabe también 
llegar hasta los puertos
y descubrir que el mar se ensancha en cada ola,
o pararse a la sombra de una encina
e imaginar que allí, antes que tú,
posó su espalda un centurión cansado
de servir a Pompeyo.
Sí,
tiene grandes ventajas la poesía,
y un único y fatal inconveniente:
el poeta, atrapado en el vicio de soñar,
acude siempre tarde
a las citas de amor
                              y a la oficina.

El tiempo de los bárbaros
ALEJANDRO PEDREGOSA

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado