Ir al contenido principal

ARQUEOBIBLIO

7.

"Arqueobiblio"



Hoy, el profesor Nicolás Mas nos presenta una sugerente recomendación: "El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde"

"No sé si es bueno leer el Dr. Jekyll y Mr. Hyde con trece o catorce años, que era la edad en la que por azar cayó en mis manos, sin tener yo idea de quién era ese tal R.L. Stevenson que figuraba como autor. No era la primera vez que me asomaba al lado oscuro, pero sí fue la primera vez que quedé atrapado en él. La leí en un par de sentadas, en poco menos de lo que tardó Stevenson en escribirla (¡tres días!). Y en un estado de excitación febril que debió de ser parecido al que agitó a su autor durante su escritura (según me enteré más tarde). No sé en el caso de Stevenson, pero en el mío ese estado se prolongó más allá del final de la lectura, transformándome en un triste demente que deambula cargando un costal lleno de preguntas. En serio, me dejó majara. Con el tiempo me recuperé de tan lastimoso estado, y hoy me divierte pensar cómo un solo cadáver puede reunir un asesinato y un suicidio, y otros absurdos parecidos. Tan absurdos como reales.
Pero, como decía, no sé si esta lectura fue buena para mí. Sobre todo porque marcó fatalmente mis gustos literarios. Hasta el punto de que cuando mucho más tarde leí La Isla del tesoro, esta me pareció una novela mediocre comparada con la potencia y la intensidad del Jekyll y Hyde".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado