Ir al contenido principal

Microrrelatos de abril: ganadores y clasificados.



"Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra".

Esta frase, dicha por don Quijote al final del capítulo LXIV, servía este mes de inspiración para las pequeñas historias que han llegado a la biblioteca. En torno a ella, hemos leído relatos caballerescos, de esgrima, de rodaje o teatrales. Entre ellos, los ganadores y seleccionados de este mes son los siguientes:



GANADORES

Había tenido un día terrible, de esos en los que todo te sale mal, y me fui a clase de esgrima para ver si se me pasaba el mal humor.
Llegué al gimnasio, me encontré con el hijo de mi profesor; tiene seis años, es alto y delgado, y me pidió que hiciéramos un combate. ¡Lo que faltaba!, pensé.
Al iniciar el ataque, cayó de espaldas. Me acerqué y me dijo muy serio: "Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra".
Me puse a reír, aquel pequeño Don Quijote me había alegrado el día.

Jorge Picado Cariño, 2º ESO E


 "Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra". Esas fueron las últimas palabras de don Manuel. El Caballero de la Negra Luna lo había derrotado y, siendo así, don Manuel no quería seguir viviendo con esa vergüenza de haber perdido un duelo. 
Después de eso, cae al suelo y los aplausos empiezan a escucharse por todo el teatro. La obra había finalizado.

Micaela Badea, 3º ESO A


CLASIFICADOS

Aguilar y Clemente eran dos caballeros que se llevaban muy bien, pero los dos querían a la misma mujer. Un día, Clemente estaba en la casa de Rosalía y, de repente, alguien tocó a la puerta. Era Aguilar. A Aguilar no le gustó que Clemente estuviera allí, lo cual dio lugar a una fuerte discusión, y los hombres empezaron a luchar.
Clemente, al ver que estaba perdido, dijo: "Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra". 
Aguilar se quedó algo confuso, pero decidió quitarle la vida.
Marcelo Huertas Ramírez, 2º ESO E


— Aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra.
— No sé si darte ese gusto, mejor dejarte vivo, mas despojado de honra.
Isabelle me miraba, toda ojos llorosos y barbilla inquieta.
— ¿Te parece poco dolor saber que mi amada está junto a ti?
— Si te matase, le causaría daño a ella, y a mi amor no le deseo ningún mal.
— Si es lo que desea, hazlo. — murmuró ella, sollozando
— Así sea. — alzó la lanza, y cuando debía atravesarme el pecho...
— ¡Corten! Suficiente por hoy chicos.
Alba Bonillo López de 2° ESO A


 Diez de la mañana, sábado. Mi hermana y yo estamos haciendo deberes, ella me mira y disimuladamente se ríe. Las dos estamos esperando impacientemente a mi padre, que a las diez y media llegará a casa con todas las cajas del trabajo.
Ya ha llegado nuestro padre, rápido, bajamos al salón para coger las cajas.
Muy contentas, empezamos a montar una caja encima de otra y...¡tachán! Ya tenemos nuestra fortaleza. Después, cogemos dos cajas de escudo y recortamos unas lanzas en otro cartón.
La lucha comienza, yo gano porque soy mayor y tengo más fuerza. Mi hermana grita: "Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra".
Marina Martín Páez, 3º ESO A

Una dama fue casada con un caballero que no la amaba. Ella vivía en la riqueza, llevaba una vida perfecta. Todo el pueblo la admiraba, era una joven discreta y callada. Lo tenía todo, menos el amor de su esposo.
Pasaban los días y era maltratada, él no la amaba. La dama sufría día a día, recibiendo golpe tras golpe. Nadie sabía lo que ella aguantaba. Un día recibió un golpe fuerte por parte de su esposo, y esta le dijo:  "Aprieta, caballero, la lanza y quítame la vida, pues me has quitado la honra". 

Beatriz Montalbán García, 2º PCPI


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado