Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso


Del 11 al 15 de junio



Zviad Gogolauri
MÚSICA

Un edificio, como una atalaya.
Entre dos hombres, subían un piano
por la escalera estrecha y empinada,
igual que una campana al campanario.


Llevaban hacia arriba el instrumento
por encima de la ciudad sin límite,
como las tablas de los mandamientos
sobre la pedregosa altiplanicie.

Tan pronto como el piano está en la sala,
la ciudad con su ruido y su estridencia
se queda como hundida bajo el agua,
en la profundidad de las leyendas.

El inquilino de la sexta planta
examina la Tierra desde lo alto,
como si de su reino se tratara
y él pudiera cogerla entre sus manos.Entra en el piso y se pone a tocar,
y no piezas ajenas; él compone...
sus propios pensamientos: un coral,
un oratorio, un susurro de bosque.

Y en su improvisación palpita el fuego,
la noche, un traqueteo de carruajes,
estrepitosas cubas de bomberos,
la soledad, y un soplo de la calle.

Con hambre de algo más que un aire ingenuo,
de noche entre las velas, era así
como Chopin anotaba su sueño
sobre el negro aserrado del atril;

así también con tres generaciones
respecto al mundo entero de adelanto,
tronaron en su vuelo los acordes
de las Valquirias sobre los tejados;

o así con un estrépito diabólico
logró Chaikovski que se estremeciera
toda la sala del conservatorio
por el amor de Paolo y Francesca.

BORÍS PASTERNAK

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado