Ir al contenido principal

FINAL DEL CONCURSO DE MICRORRELATOS




"A la salida del pueblo había una bifurcación con tres caminos..."
El camino que no iba a ninguna parte, Gianni Rodari y Xaviern Salomó




TEXTOS SELECCIONADOS

FINALISTA

A la salida del pueblo había una bifurcación con tres caminos, entonces me puse nerviosa, no sabía cuál escoger.

El primero se adentraba en el bosque, muy peligroso de noche; el segundo se dirigía al río, demasiado húmedo; así que cogí el tercero, que llevaba a una cabaña en lo alto de la colina.

Al llegar me asomé por la ventana, no me lo podía creer, empecé a temblar, me daba miedo entrar ahí pero, no había otra opción, era muy tarde. Así que agarré el pomo, cerré los ojos y abrí; preparada para asumir las consecuencias de mis actos.


IRENE MESA CASTRO, 2º ESO E




GANADOR

A la salida del pueblo había una bifurcación con tres caminos. Seguí corriendo sin rumbo fijo. Las lágrimas corrían por mis mejillas. No miraba atrás, a pesar del chisporroteo del fuego. Tropezaba con las raíces de los árboles, las ramas me tiraban del pelo. Huía de ese terrorífico juego. Aún resonaban sus risas en mis oídos. Seguí corriendo hasta llegar a un claro. Había llegado a la cabaña de mi padre. Allí estaba mi infancia reducida a cenizas. Impotente, grité vaciándome. Oí pisadas. Me giré. Vi una máscara que goteaba sangre. Me habían encontrado.

ALBA BONILLO LÓPEZ, 1º BACH B



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado