Ir al contenido principal

Lecturas para el verano


           Pocas expectativas son tan dulces como la del verano que se acerca. Tras largos meses, se perciben ya junto a nosotros las horas lentas, sin horarios. En ellas, la lectura se vuelve deliciosa. “Solo quiero asociarme/ a un fragmento de aquel verano breve”, decía Aurora Luque, en el poema “De la eficacia de la Literatura”. Elegir esos libros, que leeremos estos meses y que nos llevaremos en las maletas, supone una ilusión sumada a la que nos provocan estos días de vacaciones.
        Desde la biblioteca del IES Aricel, esperamos que en estas páginas encontréis algunos de esos libros, que os acompañen y formen parte de los recuerdos de este verano de 2017. Felices vacaciones





“En verano, la relación con un libro se hace íntima, táctil, cariñosa, las páginas se contagian de la humedad de los dedos, adquieren el olor de un cuerpo, la textura de la piel humana.”
“Los libros de nuestras vacaciones llevan consigo, quizás más que cualquier otro, trazas de memoria: de amistades perdidas, de juegos extraños, de adultos que en el recuerdo son inconcebiblemente jóvenes, de habitaciones que no eran nuestras.”

Alberto Manguel, Llega la hora de leer sin reloj

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado