Ir al contenido principal

El amor, catedrático divino...


     Una vez más hemos asistido a una fantástica representación teatral de la comedia de Lope de Vega, La dama boba, a cargo de la compañía Teatre del Repartidor, que nunca nos defrauda. En esta ocasión se trataba del alumnado de 1º de Bachillerato, que tiene esta obra como objeto de estudio en su programación.





 Una de estas alumnas, Iara Ialea, de 1º de bachillerato C, nos aporta una breve crónica de su paso por el teatro del Centro Cívico del Zaidín:
 
     "El miércoles 11 de noviembre, los alumnos de primero de bachillerato, acompañados de algunas profesoras, fuimos al teatro. A las 9.45h nos encontrábamos acomodados en las butacas del teatro del Centro Cívico del Zaidín para disfrutar de La dama boba, la comedia de Lope de Vega. Esta obra era una adaptación llevada a cabo por la Compañía de Teatro del Repartidor, de l'Hospitalet de Llobregat, con bastante acierto, ya que se respetaba totalmente el espíritu de la original, con la dificultad añadida del verso. 
     Durante una hora, los actores (algunos interpretando a varios personajes) han conseguido atraparnos en la historia ideada por Lope de Vega, donde se ensalzan las potencialidades del amor. 
     Tras finalizar la representación tuvimos la oportunidad de hacer preguntas a los artistas y de fotografiarnos junto a ellos."





Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado