Ir al contenido principal

Lecturas para el verano 2022

 A unos días del comienzo de las vacaciones y a las puertas del verano, te ofrecemos como regalo para cerrar el curso nuestras recomendaciones literarias. Entre ellas podrás encontrar poemas de millennials y de clásicos como John Keats; vidas noveladas o trufadas de la realidad como en la biografía de Miguel Hernández, Lorca o el cómic Contrapaso; novelas y cómic de suspense, intriga y misterio; historias sobre adolescentes y sobre la infancia; relatos cotidianos sobre el trabajo y el amor; distopías teatrales y narraciones sobre la pandemia…
Esperamos que algunos de estos títulos (u otros que tú elijas) te acompañen en los días de tiempo largo, que ahora se avecinan, y te permitan vivir más intensamente estos meses veraniegos.
Nos vemos a la vuelta. Felices vacaciones.

 



 




CITA
“Leer es como vivir: corre uno el riesgo de llegar al fin y no enterarse”, Eliseo Diego

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado