Ir al contenido principal

Versos sin mascarilla_5. Mariano Fernández lee "Signos favorables", de J. M. Caballero Bonald.

Esta semana, Mariano Fernández, una de las personas imprescindibles este curso (y siempre) en nuestro centro, lee "Signos favorables", de J. M. Caballero Bonald y nos habla de lo que significa la esperanza (ver vídeo aquí).

 

SIGNOS FAVORABLES

En medio de la noche oigo

la vigilia ritual de la naturaleza,

el fragor de los turnos vegetales.

Desde las nubes migratorias viene

fraguándose la costra del verano,

la rezumante oferta de la tierra.


Estoy solo en el tiempo.

(Mi porvenir no existe.)

Ornamentales aguas tejen

las cautelosas mallas de la noche.

Siento el furioso afán de haber vivido

sin saber que vivía y no me pertenecen

mis holocaustos vanos, ni las otras verdades,

ni la fugacidad de tantos sueños.

(Si pudiera volver cuanto yo soy

sólo al amor que fui, no a su impostura.)


De pronto hallo en mí mismo el instrumento

que irá remunerándome de todo lo perdido:

es la conflagración de la esperanza.

Oh pasajero vaticinio, arma ciega de nadie,

que en el nocturno estrago deposita

la imposible renuncia de los años.


(Alguien canta en lo oscuro y me parece

que es mi olvido quien canta, que algo existe

en esa voz que es mío y me desprecia.)

Como la lluvia en un espejo, inerte

ya la imagen del desertor que he sido,

la noche me circunda de acechanzas.


Mi memoria es la voz del campo junta

y otra vez la esperanza allí me tienta.

Bajo las ramas de voluble encanto,

miro mi soledad surgir de nuevo:

los signos favorables le dan vida.

 

J.M. Caballero Bonal

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado