Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso: "La esperanza es esa cosa con plumas", Emily Dickinson.

 Retomamos hoy la tradición del poema semanal que pusimos en marcha hace ya muchos años, tirando del hilo maravilloso de la profesora Andrea Villarrubia.

Para empezar este curso, hemos elegido este poema de la poeta estadounidense Emily Dickinson, cuya obra permaneció casi por completo oculta e inédita hasta después de su muerte. El volumen del que hemos sacado el poema, y que tenéis a vuestra disposición en la biblioteca, es, además, una preciosa edición ilustrada de su obra: El viento comenzó a mecer la hierba.

Su sencillez verdadera a la hora de hablar de las cuestiones esenciales de la vida y la sutileza de sus versos, son muy apropiadas para este tiempo farragoso y pesado. 

Esperando, pues, que la poesía sea estos meses luz y alivio en días plomizos, iniciamos estos poemas semanales.


"La esperanza" es esa cosa con plumas

que se posa en el alma,

y canta una canción sin letra,

y nunca, nunca se calla.

 

Y más dulce suena en el temporal,

y fuerte debe ser la tormenta

que pueda acallar al pajarillo

que a tantos consuela.

 

Lo he oído en las tierras más frías

y en los más exóticos mares,

aunque jamás me pidió una migaja,

ni en las mayores adversidades.

 

Emily Dickinson

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado