Ir al contenido principal

Poemas para un confinamiento_4

Semana del 20 al 26 de abril de 2020

 Dos veces ha venido Amalia Bautista a leer poemas a nuestra biblioteca, en un acto que ahora nos parece de un mundo que no es este. Las dos veces nos conmovieron sus versos, claros, precisos, emocionantes. Hoy nos conmueve de nuevo pensar en una primavera en la que una lectura así fuese posible. En esa esperanza nos mantenemos.


PRIMAVERA EN LA CALLE DE SERRANO

Mira cómo te esperan estas calles
desiertas sin tus pasos, sin tu asombro.
Cómo os espera esta ciudad a todos
los que una vez vivisteis el prodigio
de ver aquí la primavera.
Van a volver los árboles
a llenarse de brotes 
con la insolencia de ese verde fresco 
que deja el gris como si no existiera.
Van a volver la cálida inminencia,
la promesa cumplida,
la flor que se despliega con descaro,
la ternura habitable.
Van a volver los parques a llenarse de niños
y de viejos al sol.
Y parejas de todas las edades,
algunas con un perro,
se besarán despacio, en plena calle, 
con los ojos abiertos,
como si fuera la primera vez.
Yo espero la alegría y el milagro. 

Amalia Bautista



 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado