Ir al contenido principal

Poemas para un confinamiento_3

Semana del 13 al 17 de abril

"Todos dependemos de todos/por fortuna enredados algo más cada día", dice José Carlos Rosales en esta declaración de dependencia (en este enlace puedes oír cómo lo leía el mismo poeta hace unos días en su balcón). Y es curioso cómo en este tiempo que, en general, es dado a la paradoja, el aislamiento nos hace darnos cuenta de lo conectados que estamos. Ojalá tengamos bien presente también a la vuelta las palabras del poeta.

Declaración de dependencia

Yo lo sé bien, lo sé, sé que dependo
de la persona anónima que trajo
hasta mi casa un sobre,
de aquel que acarreaba un fardo de naranjas,
del que arreglaba un cable de la luz de la acera.

Ellos también lo saben, supongo que lo saben,
lo sabe todo el mundo. Lo que algunos no saben
es que también dependen de mí para su hacienda:
todos dependemos de todos,
por fortuna enredados algo más cada día.

Yo dependo de ti, de muchos, de cualquiera,
de la mujer que siembra con cuidado
lo que mañana habrá sobre mi mesa,
dependo del aire o de la lluvia,
depento tanto, tanto, que ya no soy quien fui.

Yo lo sé bien, no se me olvida, sé que dependo 
de todos y de todo, dependo del azar
o de la suerte, no respiro otro aire,
respiro lo mismo que respira cualquiera,
no sé, me gustaría seguir como hasta ahora,
vivir con todo el mundo, no renegar de nadie.

José Carlos Rosales

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado