Ir al contenido principal

Volvemos al centro de día.

Hace unos días comenzamos este curso las lecturas en el centro de día Catedi. Con ilusión y con ganas, acudimos a una cita mensual que sabemos ya importante.

Al llegar, Evaristo (encargado de esta actividad y de otras muchas en este centro de mayores) nos contó que cambiaríamos este año el lugar de encuentro; de la sala de abajo, acogedora, pero pequeña, pasaríamos a una sala de la planta primera, más grande y luminosa, aunque con más trasiego.
Los alumnos y alumnas de bachillerato (Paula, Aarón, Evaristo, Celia, Amelia, Elena y Julio), acompañados de Flora Fiel y Susana Díaz, llevaron un bizcocho de calabaza, granadas, nueces, castañas y otros frutos de otoño; las personas mayores que allí nos esperaban, estaban dibujando, cosiendo, mirando por la ventana...
Al final de la hora de lectura y charla, nos pidieron que nos quedásemos más. Tampoco nosotros queríamos irnos, sino continuar un ratito más con lo que cuentan tan bien Celia y Aarón:

"El 30 de octubre fuimos al centro de día Catedi para tratar con los mayores el tema de la infancia y el colegio. He de decir que fue una experiencia muy bonita, ya que, además de leer, cantar, tocar un instrumento, pudimos hablar con los mayores de cómo fue su vida en esa época de la escuela y si habían podido ir al colegio. A pesar de que la mayoría no pudo ir por tener que ayudar en el campo y a su familia, fue muy bonito escuchar las anécdotas y las historias de estas personas. Además, aprendimos algo muy importante que es valorar todas nuestras oportunidades y luchar por lo que nos haga felices"

Celia Zarza Fernández, 2ºBTO A.

"El motivo por el cual asistimos al centro de mayores es la compañía y el disfrute con ellos. Hemos leído un texto de Albert Camus, tocado la flauta... y no menos importante, hemos aprendido y nos hemos impregnado de la sabiduría de sus años vividos.
Tanto ellos como nosotros, disfrutamos de un grato ambiente, lleno de recuerdos bonitos y alguno que otro amargo.
Espero que esta actividad tan beneficiosa para todos se siga llevando con tanta ilusión, ¡y por mucho tiempo más!"

Aarón García García,  2ºBTO A.


Nosotros también lo esperamos. Por ahora, volvemos el próximo mes. Os iremos contando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado