Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso: "Los abrazos tan anchos que no dimos", Ana Ilce Gómez.


Semana del 11 al 15 de noviembre
 
LOS ABRAZOS TAN ANCHOS QUE NO DIMOS

Hablo de los que aman
desde la cátedra simple
de su beso.
Los que se fían al amor
y no al destino
los que oponen sus sencillos
recuerdos a los graves olvidos.

Uno aprende de ellos
en calles-parques-guarderías
en mañanas tiernas o tardes
envejecidas.

Algo tenemos que aprender del cartero
muchas cosas desoladas o dulces
por ejemplo, cómo se guarda a través
de los años
con alguna nostalgia y no poca ternura
esa carta extraviada de amor
con corazones rotos garabateados
en los bordes
y puntos suspensivos como lágrimas.

La verdedora de ramitos ingenuos de reseda
algo tiene que darnos más allá
de la flor
más acá de su precaria sonrisa sin abonos.

En el ir y venir de la casa
a los suburbios  tremendos de la vida
vamos aprendiendo
cuánto dolor cuesta cosechar el trigo
cuánta alegría cosechar el trigo
cuánta sangre se cuela por el surco
que nos toca
cuántos frutos reclama la fatiga.

En el ir y venir de la casa
a los pedios tan lindos
de la vida
qué lecciones tremendas aprendemos,
el manojo de amor que postergamos
los abrazos tan anchos que no dimos
el sueño que esquivamos
todo está allí en perfecto orden
esperándonos.

Uno aprende de la mirada de otros
de la grave ternura de los otros
de los que aman con palabras sencillas
como un buenas tardes
como un buenos días
¡Pero buenos de veras!

Ana Ilce Gómez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado