Ir al contenido principal

Encontrarnos en la biblioteca

Hace unos días, en el recreo, nos reunimos por primera vez este curso en la biblioteca para leer en voz alta con música.

El texto elegido era un fragmento de la novela Pequeño país, de Gaël Faye.

El texto narraba el momento en que un niño africano, en un país que está a punto de resquebrajarse por la guerra, descubre los libros en casa de una vecina.

Fue leído por varios alumnos y alumnas de 1º ESO G y de 2º de bachillerato, y por Mariano Fernández, profesor de Matemáticas y Yolanda Peña, profesora de Lengua. David y Emma, de 1º ESO G, tocaron el clarinete y el piano.





Antes de leer el texto de Gaël Faye, Sara Morillas, alumna del centro que ha ganado el concurso de microrrelatos "Mónica Carrión" de la Diputación de Granada contra la violencia de género, nos leyó "Al salir del mar", el texto ganador de dicho concurso. Este maravilloso microrrelato nos dejó claro que no se trata de un género menor y nos sirvió para invitar a que participaran nuestros alumnos y alumnas a la  VI edición del Concurso de Microrrelatos de nuestra biblioteca, que presentamos también esa mañana.
 



La emoción de los dos textos, la música en directo y el silencio de las muchísimas personas que había aquella mañana en la biblioteca fueron, una vez más, un regalo del que disfrutamos desde hace años, pero al que no nos acostumbramos. Qué suerte tenemos.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado