Ir al contenido principal

Entre son et sens




Chagall


LES MAINS D’ELSA 


Donne-moi tes mains pour l’inquiétude 

Donne-moi tes mains dont j’ai tant rêvé 

Dont j’ai tant rêvé dans ma solitude 

Donne-moi tes mains que je sois sauvé 



Lorsque je les prends à mon pauvre piège 

De paume et de peur de hâte et d’émoi 

Lorsque je les prends comme une eau de neige 

Qui fond de partout de mes mains à moi. 



Sauras-tu jamais ce qui me traverse 

Ce qui me bouleverse et qui m’envahit 

Sauras-tu jamais ce qui me transperce 

Ce que j’ai trahi quand j’ai tressailli 



Ce que dit ainsi le profond langage 

Ce parler muet de sens animaux 

Sans bouche et sans yeux miroir sans image 

Ce frémir d’aimer qui n’a pas de mots 



Sauras-tu jamais ce que les doigts pensent 

D’une proie entre eux un instant tenue 

Sauras-tu jamais que ce leur silence 

Un éclair aura connu d’inconnu 



Donne-moi tes mains que mon cœur s’y forme 

S’y laisse le monde au moins un moment 

Donne-moi tes mains que mon âme y dorme 

Que mon âme y dorme éternellement. 


Louis Aragon ( Le fou d’Elsa)

Chagall

Matériel sélectionné par Rosalía Montoya

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado