Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso

                                                                                                            Del 21 al 25 de noviembre


Hombre que mira más allá de sus narices

Hoy me despierto tosco y solitario
no tengo a nadie para dar mis quejas             
nadie a quien echar mis culpas de quietud

sé que hoy me van a cerrar todas las puertas             
y que no llegará cierta carta que espero
que habrá malas noticias en los diarios             
que la que quiero no pensará en mí

y lo que es mucho peor             
que pensarán en mí los coroneles
que el mundo será un oscuro
paquete de angustias             
que muchos otros aquí o en cualquier parte
se sentirán también toscos y solos             
que el cielo se derrumbará
como un techo podrido
y hasta mi sombra             
se burlará de mis confianzas

menos mal
que me conozco             

menos mal que mañana
o a más tardar pasado
sé que despertaré alegre y solidario             
con mi culpita bien lavada y planchada
y no sólo se me abrirán las puertas             
sino también las ventanas y las vidas
y la carta que espero llegará             
y la leeré seis o siete veces
y las malas noticias de los diarios             
no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas
y la que quiero
pensará en mí hasta conmoverse             
y lo que es muchísimo mejor
los coroneles me echarán al olvido             
y no sólo yo muchos otros también
se sentirán solidarios y alegres             
y a nadie le importará
que el cielo se derrumbe
y más de uno dirá que ya era hora             
y mi sombra empezará a mirarme con respeto

será buena
tan buena la jornada             
que desde ya
mi soledad se espanta.

MARIO BENEDETTI

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado