Ir al contenido principal

Microrrelatos de diciembre: ganadores y clasificados



MICRORRELATOS GANADORES


     Llevaba una vida encerrado en lo que él llamaba “cárcel”. A sus dieciséis ya había sufrido más que cualquiera. Empezó a apartarse del mundo. “Si no siento; si no recuerdo; si no veo; no duele”, pensaba. Las personas que lo apreciaban intentaron llegar a su burbuja pero él jamás les permitió entrar. Tiró los libros, las notas, los contactos y sus esperanzas de una vida feliz. Cuando quisieron darse cuenta, él ya estaba muy lejos. Y cerró los ojos para no volver a abrirlos más, para no sentir, recordar o ver. No sabía si terminaba o empezaba, pero necesitaba irse. Irse donde pudiera sonreír. 

Elena Álvarez Sánchez 1º Bach B 


"El soñador"
Abel tenía 84 años. Había vivido feliz toda su vida y junto a su familia, pero Abel tenía un problema: todo lo que soñaba se hacía realidad.
Soñó que se iba a casar con Almudena, y así fue. Soñó que iba a tener tres hijas y un hijo varón, todo lo que soñaba se hacía realidad.
La noche de su 84 cumpleaños soñó que le quedaban 365 días de vida y quiso despedirse. Organizó su propio funeral, se reconcilió con la vida, y el día de su 85 cumpleaños cerró los ojos para no volver a abrirlos más.

Hugo Cortacero Pérez, 1º ESO A


MICRORRELATOS FINALISTAS 



Hacía tiempo que no sentía apego hacia la vida. Todo se había vuelto gris y monótono. Ella pensaba que ya había vivido lo suficiente. Había amado y la habían amado, había llorado, había reído, pero, sobre todo, había vivido con plenitud. Al fin y al cabo todo es efímero. La gente va y viene mientras poco nos marchitamos y la luz de la vida se va apagando. Y entonces, mientras tenía ese pensamiento, supo que había llegado su hora. S último anhelo fue poder regresar a aquellos días tan perfectos. Sonrió y cerró los ojos para no volver a abrirlos más.

Alba Sánchez Escobedo, 4ºESO E

A veces me siento muy feliz cuando sueño cosas bonitas. Sueño que estoy en el mar sentado en la orilla… Noto la brisa marina en contacto con mi piel. Puedo oler la espuma del mar. Me gustaría poder adentrarme en el océano, bajar hasta las profundidades y ver los corales, arrecifes, bancos de peces… En el mar soy feliz.
Cuando despierto de mi sueño me siento triste y me gustaría cerrar los ojos para no volver a abrirlos más.
David Ochando, 1ºESO A




Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado