Ir al contenido principal

Leer, conversar y escribir

La biblioteca o el aula son espacios privilegiados para leer juntos con un grupo de alumnos y alumnas. La lectura compartida con ellos permite crear un lugar de encuentro, en el que conversar y reflexionar. La lectura en voz alta, además, propicia un momento de disfrute, tranquilidad y descubrimiento. Como afirma Cecilia Beuchat, "al escuchar, los alumnos conocen obras que de otra forma todavía les sería difícil leer en forma individual o que a lo mejor no elegirían. Además, como se trata de un repertorio cuidadosamente seleccionado, aflora la sensibilidad que despierta el lenguaje de calidad. Los niños que escuchan a sus profesores valoran los libros y se ven estimulados a seguir leyendo en forma independiente. Es, sin duda, un excelente camino para descubrir la literatura".

Por este camino transitarán, pues,  las guías de lectura que encontrarás a partir de noviembre en esta sección del blog. Con ellas se pretende ofrecer algunos consejos para la lectura compartida de algunos libros y para los momentos de conversación, reflexión o escritura que puedan sugir a partir de ella.

Esperamos que te sirvan y las disfrutes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado