Ir al contenido principal

Ustedes se empeñan en decir que estoy loco


Con esta palabras de Edgar Allan Poe se ponía en marcha este curso la II edición del Concurso de Microrrelatos. Forman parte del cuento "El corazón delator", que tuvimos ocasión de oír el martes pasado en la biblioteca durante el recreo.


 En esa lectura, la voz dulce y rotunda de Carmen nos condujo por los pensamientos de este loco, obsesionado con el ojo de su padre, a quien oímos a través de Yolanda; y la música de Manuel creó la atmósfera de tensión que rodeaba la historia de este asesinato.

 


Las maravillosas imágenes con las que Benjamin Lacombe ilustró este relato acompañaron la lectura en voz alta.




 Fue un recreo delicioso en el que, por unos minutos, nos trasladamos del Aricel a esa habitación a oscuras, iluminada por la tenue luz de la linterna en la puerta entreabierta...

Os esperamos en la lectura de noviembre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado