Ir al contenido principal

Versos sin mascarilla: "Amor", Gabriel Celaya.

 Semana del 14 al 18 de febrero de 2022

 Nuestro compañero Guillermo, con el que compartimos clases y libros, llena de voz y sentido el poema de esta semana.

AMOR

 

Vivir es fácil y, a veces, casi alegre.

Contigo entre los brazos estoy viendo

caballos que me escapan por un aire lejano,

y estoy, y estamos, tocando con los labios

esas flores azules que nacen de la nada.

 

Vivir es fácil y, a veces, casi alegre.

Al hablar, confundimos; al andar, tropezamos;

al besarnos no existe un solo error posible:

resucitan los cuerpos cantando, y parece

que vamos a cubrirnos de flores diminutas,

de flores blancas, lo mismo que un manzano.

 

Dulce, dulce mía, ciérrame los ojos,

Deja que este aire inunde nuestros cuerpos;

Seamos solamente dos árboles temblando

Con lo mismo que en ellos ha temblado esta tarde.

 

Vivir es fácil y, a veces, casi alegre.

Por caminos difíciles hoy llego

A la simple verdad de que tú vives.

 

Sólo quiero el amor, el árbol verde

Que se mueve en el aire levemente

Mientras nubes blanquísimas escapan

Por un cielo que es rosa, que es azul, que es gris y malva,

que es siempre lo infinito y no comprendo,

ni quiero comprender, porque esto basta:

¡amor, amor!, tus brazos y mis brazos,

y los brazos ligerísimos del aire que nos lleva,

y una música que flota por encima,

que oímos y no oímos,

que consuela y exalta:

¡amor también volando a lo divino!

 

GABRIEL CELAYA


 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado