Ir al contenido principal

Vuelta a las aulas, vuelta a los poemas.

Pocos poetas más apropiados hay para hablar de lo verdadero que Rafael Juárez; por eso hoy, que se cumplen dos años de su muerte, y que las aulas vuelven a llenarse de voces, comenzamos el curso con este poema.

Desde la biblioteca del IES Aricel os deseamos unos meses de maravillosos días normales en los que se cuele la poesía.

 

EL TESORO

 

Vuelve a contar despacio las piezas del tesoro.

Donde le mar y la tierra deshacen cada instante

aún piedras que guardan un ayer de diamante

y arena que es la espuma de mañanas de oro.

 

No desprecies los días que parecen iguales

mientras que sean el aire de quienes te han querido.

Esta temperatura es un raro tejido.

Sé avaro con las olas, que valen lo que vales.

 

Acumula monedas en recuerdos de luna

porque te servirán para pagar la barca

cuando el mar se convierta en la inmóvil laguna

 

del olvido. Y comprueba que en el fondo del arca

late ya el brillo oscuro de lo poco que esperas:

el eco de unas cuantas palabras verdaderas.

 

Rafael Juárez

 


 

 


 

 


 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado