Ir al contenido principal

Versos sin mascarilla

 

  Semana del 12 al 16 de abril de 2021. Comienza "Versos sin mascarilla".

Esta siendo este (lo diremos una vez más) un curso difícil. Si tuviéramos que hacer una lista con lo que nos ha traído esta pandemia a los institutos (mascarillas, distancia, semipresencialidad, suspensión de actividades extraescolares, ausencia de encuentros en grupo, reuniones y clases por meet...), todo tendría que ver con la deshumanización. 

Comienza en estos días el último trimestre y no queremos cerrar el curso sin nombrar poco a poco lo que de humano, lo que de hermoso pueda haber también en él.

Para eso, hemos pensado en estos "Versos sin mascarilla", en los que profesores y profesoras, alumnos y alumnas pondrán voz y cara al poema semanal.

Y para empezar, nos parecía que no había otro modo mejor que hacerlo con Yolanda Peña, a la que tanto echamos de menos por el Aricel y a la que aprovechamos para agradecerle su labor en esta biblioteca durante tantos años.

Nos lee "Amistad a lo largo", de Jaime Gil de Biedma.



AMISTAD A LO LARGO 



Pasan lentos los días
y muchas veces estuvimos solos.
Pero luego hay momentos felices
para dejarse ser en amistad.
            Mirad:
somos nosotros.


Un destino condujo diestramente
las horas, y brotó la compañía.
Llegaban noches. Al amor de ellas
nosotros encendíamos palabras,
las palabras que luego abandonamos
para subir a más:
empezamos a ser los compañeros 
que se conocen
por encima de la voz o de la seña.


Ahora sí. Pueden alzarse
las gentiles palabras
-ésas que ya no dicen cosas-,
flotar ligeramente sobre el aire;
porque estamos nosotros enzarzados
en mundo, sarmentosos
de historia acumulada,
y está la compañía que formamos plena,
frondosa de presencias.
Detrás de cada uno
vela su casa, el campo, la distancia.


Pero callad.
Quiero deciros algo.
Sólo quiero deciros que estamos todos juntos.
A veces, al hablar, alguno olvida
su brazo sobre el mío,
y yo aunque esté callado doy las gracias,
porque hay paz en los cuerpos y en nosotros.
Quiero deciros cómo todos trajimos 
nuestras vidas aquí, para contarlas.
Largamente, los unos con los otros
en el rincón hablamos, tantos meses
que nos sabemos bien, y en el recuerdo
el júbilo es igual a la tristeza.
Para nosotros el dolor es tierno.


¡Ay el tiempo! Ya todo se comprende.

 

                                                                                                             

                                                                                                Jaime GIL DE BIEDMA


 


Comentarios

  1. Mi querida Yolanda:
    Tú estás con nosotros, y te podemos ver en los carteles que diseñaste para la Biblioteca, en las caras de tus alumnos que me ven y quisieran tenerte a ti, en las reuniones, en las que, a veces, me imagino qué dirías ante determinados temas... Sin embargo, en este tiempo, el dolor, no siempre es tierno y tu presencia nos sigue haciendo falta. Muchas gracias por haber recitado este poema, precisamente.

    ResponderEliminar
  2. Queridísima Yolanda:
    Escucharte recitar es volver a "tenerte en casa" y me recuerda todos los buenos momentos vividos en el instituto. Te echo de menos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado