Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso: "Aulas", Antonio Jiménez Millán.

Semana del 7 al 11 de octubre de 2019


AULAS

No són distints la vida i l´art, vas dirme.”
                     Joan Margarit (Els primers freds)


A Pere Rovira y Celina Alegre

Olvidarán la luz de una tarde de octubre,
la claridad que llega hasta el fondo del aula
y más tarde la lluvia, el primer frio,
cuando el otoño avance con su caudal de sombras
porque aún tienen tiempo,
todo el tiempo del mundo,
y puede que el olvido sea también
reino de juventud, como dijo el poeta.

Quién sabe si algún día lejos ya de las clases,
volverán a los versos que yo les explicaba
entre manchas de tiza y un viejo borrador
que pasa sobre nombres, fechas, títulos
imágenes nocturnas,
metáforas de nieve y desencanto
islas perdidas, fértiles, donde aguardan enigmas.

Ahora,
esta tarde tranquila es como un brindis
por el príncipe oscuro en su torre abolida,
por la infinita vanidad de los ritos solemnes,
por todas las palabras que han convertido en
el barro suburbial de las ciudades,
por el aire de vidrio
que cruza la mañana frente al mar
y se parece a un sueño.

Quise decirles
que el arte no es distinto de la vida
y a veces nos reserva,
en medio de la noche más cerrada,
una pasión antigua, un gesto cálido
Igual que el sol de octubre
a principio de curso.


Antonio Jiménez Millán, Clandestinidad (2011)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado