Ir al contenido principal

Ven, que te dé un verso: Arthur Rimbaud, "Novela".

Semana del 17 al 21 de junio 


NOVELA

I

No puedes ser formal con diecisiete años.
- Cierta tarde, asqueado de caña o limonada,
de los cafés ruidosos con sus brillantes luces,
te marchas por los verdes tilos de los paseos.
En las tardes de junio los tilos huelen bien,
es el aire tan suave que hay que cerrar los párpados;
el viento rumoroso -la ciudad no está lejos¬-
trae efluvios de viña, efluvios de cerveza.

II
He aquí que, de pronto, se percibe un retazo
de oscuro azul, al que enmarca una rama
y al que hiere una adversa estrella que se funde
en pálpitos suaves, pequeña, toda blanca...
¡Diecisiete años!, ¡Junio! Se deja uno embriagar,
la savia es un champán que sube a tu cabeza…
Divagas y presientes en los labios un beso
que en la boca palpita como un animalillo.

III
Tu alma es Robinsona que adora la aventura.
-Cuando a la claridad de un pálido farol
cruza una jovencita de aspecto encantador,
a la sombra del cuello postizo de su padre,
y como piensa que eres inmensamente ingenuo,
al tiempo que repican sus pequeños botines,
vuélvese y, alertada, con vivo movimiento...
- Y en tus labios, entonces, muere una cavatina…
IV
Estás enamorado... Alquilado hasta agosto.
Estás enamorado. Se ríe de tus sonetos.
Tus amigos te dejan, estás insoportable.
- Una tarde tu amor se decide a escribirte
y esa tarde… regresas al café luminoso,
vuelves a trasegar cerveza o limonada...
Con diecisiete años no puedes ser formal,
cuando los verdes tilos flanquean los paseos.


ARTHUR RIMBAUD

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado