Ir al contenido principal

"Una voz propia": recital poético y lectura de microrrelatos.







En el marco de las actividades del Día Internacional de las mujeres, se organizó en la biblioteca el recital poético "Una voz propia".






Profesorado y alumnado leyeron poemas de mujeres de distintas épocas y tradiciones, entre las que estaban Idea Vilariño, Virginia Woolf, Ángeles Mora, Wislawa Szymborska, Rosario Castellanos, Leire Bilbao, Elena Martín Vivaldi, Emily Dickinson y Claribel Alegría, entre otras.




La lectura, como siempre, estuvo acompañada de música. Esta vez, fueron el clarinete de David y e piano de Emma.






También conocimos el fallo del jurado del concurso de microrrelatos de este mes. La frase era "en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido", extraída de un fragmento de Un cuarto propio, de Virginia Woolf.




Los textos ganadores y los que se leyeron aquella mañana de marzo en la biblioteca, de mujeres con una voz propia, son rotundos y hermosos.

Ganadora 1ª categoría

SUEÑOS

Ella camina por el bosque. Tiene en la mano un cuaderno donde imagina que escribe y dibuja los animales que ve. Encuentra un prado verde, se tumba. Quiere olvidarse de esa nube gris que la atormenta, que le impide respirar. A ella le gusta soñar porque en la vida real, sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido.
Ella, todas las noches, sale a la terraza, se tumba y sueña que el día siguiente sea mejor que el anterior.

Emma Gracia López, 1º ESO G



Ganadora 2ª categoría

Al final del pasillo la violencia cierra la puerta con llave al salir. No volverá hasta dentro de unas horas, cuando ya está lejos ella decide acercarse.
Entonces, conteniendo la respiración, agarra el pomo de la puerta y cierra los ojos. Acciona la manivela, cerrada como de costumbre, pero imagina tener el poder de abrir aquella puerta, su puerta, y huir. En la vida real sabía apenas leer, apenas escribir y era propiedad de su marido. Rccuerda cuando era pequeña y perdía las llaves de casa de vuelta del colegio, ahora daría lo que fuese por tener unas como aquellas. Imagina que el miedo no quebrase su voz al decir basta. Imagina tener el valor de luchar contra un sistema que lo defenderá a él.

Amelia Ruiz Melero, 1º de Bachillerato A

A los lectores y lectoras, a los músicos y a todos y todas los que aquel día nos acompañaron en la biblioteca os damos las gracias.









                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado