Ir al contenido principal

FINAL DEL CONCURSO DE MICRORRELATOS 2016



     El jueves 9 de junio volvimos a reunirnos en la Biblioteca para celebrar la final del Concurso de Microrrelatos y conocer el fallo del jurado. En esta ocasión fue el alumnado de 2 ESO el que llevó a cabo la lectura en voz alta de algunos microrrelatos de autores ya consagrados en este género: Daniel Heredia y Elena Cortés, de 2 ESO C; María Pérez, Wendy Bianca Orellana y Carmen Sandoval, de 2 ESO E. Asimismo, disfrutamos de las voces de las profesoras Conchi Torres y Asunción Fernández y de nuestro orientador, Daniel Guerrero.
     Los textos que resultaron ganadores fueron los de Elena Álvarez Sánchez, de 1 Bach. B, (en la categoría de 2 Ciclo y Bachillerato) y Hugo Cortacero Pérez, de 1 ESO A (en la categoría de 1 Ciclo).
Quedaron finalistas los textos de Alba Bonillo López, de 3 ESO A y Alejandro Delgado Fiore, de 1 ESO A. 
Aquí os dejamos sus historias:


La princesa era guapa, pero su espejo no se lo decía todas las mañanas. El caballero era valiente, pero no se atrevía a decir lo que pensaba. Esa vendedora era honesta, pero su mente engañaba a su corazón. Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello. Ese ladrón quiere querer, pero solo le enseñaron a herir. Y aquí estoy yo, escribiendo dobre personas que no existen, contando historias alucinantes que nunca pasaron, viviendo vidas de papel y tinta que no me pertenecen mientras que la mía llama a la puerta una y otra vez. ¿Cuántas veces más le diré que no me estoy en casa? Creo que va siendo hora de enfrentarse a la realidad.

Elena Álvarez Sánchez, 1 Bach. B

"Un bocadillo para Nochebuena"
'Necesito ayuda, tengo hambre', ponía en el cartón roto que abrigaba sus pies.
La calle en Navidad estaba llena de gente bien vestida, las cafeterías olían a churros y chocolate caliente, había sonrisas  en las caras y alegría en el ambiente.
Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.
Mencía se le acercó con sus trenzas rubias y sus manis pequeñas. Ella también tenía hambre. Alguien allí cerca había tirado un bocadillo y un botellín de agua. Aquella Nochebuena cenaron juntos.

Hugo Cortacero Pérez 1 ESO A


    Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello. Nadie lo miraba, nadie le preguntaba si se encontraba bien, si necesitaba ayuda.
    Aquel hombre lloraba desconsoladamente, como nadie había llorado nunca jamás. Ese llanto desgarrador le partía a uno el alma. Y nadie se dignó a girarse.
     Era el llanto de quien había perdido unos buenos amigos, de quién había disfrutado de buenos momentos, de quién había logrado alcanzar el final de un camino, a veces fácil, y otras no tanto.
     Era el llanto de quien había terminado una buena historia."

Alba Bonillo López, 3 ESO A

"El reflejo de tus ojos"
Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello. La gente estaba muy ocupada en las cosas visibles, importantes. Yo, sin embargo, lo vi. Por un instante, breve, demasiado leve, casiimperceptible, inimaginable, el reflejo de tus ojos proyectó su sombra. Y, de repente, ya no me sentí solo, único.

Alejandro Delgado Fiore, 1 ESO A 



El acto concluyó con un vídeo muy emotivo sobre el trabajo realizado en la biblioteca a lo largo de este intenso curso 2015-2016. Son muchos los momentos que hemos compartido, mucho el esfuerzo por parte de todos y la ilusión, y el entusiasmo, y... Muchísimas gracias por hacerlo posible. Esperamos ansiosos vuestras historias para el próximo curso.

Si queréis ver el vídeo del acto pinchad aquí.
Y para ver el vídeo que recoge los mejores momentos del curso en la biblioteca, pinchad en este otro.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado