Ir al contenido principal

Microrrelatos de febrero: ganadores y clasificados

    


        En febrero, la frase seleccionada era: "Y a continuación, con aquella leve y fugaz sonrisa jugueteando entre sus labios, se enfrentó al pelotón de fusilamiento". Fue extraída del relato de James Thurber La vida secreta de Walter Mitty, un cuento de los años 40 que nos presenta a un personaje atrapado entre dos mundos que lo atraen con igual fiereza, la realidad y la fantasía. Hemos recibido historias muy trágicas, otras cómicas y algunas con un toque de ironía, pero los relatos ganadores pertenecen a los siguientes participantes:

PRIMER CICLO:
 Ganador: Hugo Cortacero Pérez, 1º ESO A
 Clasificada: Carmen Martín Ruiz, 1º ESO A

SEGUNDO CICLO Y BACHILLERATO: 
Ganadora: Cristina Sabariego Almazán, 2º Bach B






    










       En esta ocasión participaron con sus voces: Pablo Ballesteros, Sara Morillas, Javier Rodríguez, Lucía Palma y Adrián Nieto, de 1º ESO C; Alejandra Jiménez, de 3º ESO A y la profesora Mercedes García.
También queremos agradecer la magnífica labor de nuestro orientador, Daniel Guerrero, por la realización y montaje del vídeo de la actividad, y la ayuda inestimable del profesor Pablo López en relación a los aspectos técnicos y a las proyecciones y música al hilo de la lectura.








MICRORRELATOS GANADORES

Inspiración

      Rafael Alberti estaba teniendo problemas para terminar un nuevo poema, no le venía la inspiración. Pensaba y pensaba cómo darle fin al más dulce de ellos, cuando, de pronto, se acordó de su amigo Federico. Fue tan injusto, era un amigo superdivertido y bueno. Entonces, de repente, le vino la inspiración. Se le había ocurrido la frase perfecta. Y, a continuación, con aquella leve y fugaz sonrisa jugueteando entre sus labios, se enfrentó al pelotón de fusilamiento, formado por sus amigos del colegio, que le tiraban almohadas, cojines, bolas de papel, y, el travieso de Dalí, un tomate maduro.


Hugo Cortacero Pérez (1º ESO A)





      Sentado en el pupitre asignado, con un leve temblor en sun pierna izquierda y el claqueteo del bolígrafo en la mesa, esperaba el aviso para comenzar aquel inquietante examen. Cientos de papeles y mentes en blanco inundaban el aula; y, a continuación, con aquella leve y fugaz sonrisa jugueteando entre sus labios, se enfrentó al pelotón de fusilamiento. Lo que aquel chico no sabía era que este se convertiría en su tan ansiado pasaporte al paraíso universitario.
Tic-Tac
Selectividad había acabado.
 Cristina Sabariego Almazán (2ºBach B)







 Si quieres ver el vídeo de la actividad (con una preciosa banda sonora, Space Oddity, de David Bowie) pincha en  este enlace.

Comentarios

  1. ¡Qué chulada de microrrelatos! El de Hugo es buenisísimo. ¡Enhorabuena una vez más!

    ResponderEliminar
  2. Fantástico iniciar desde la infancia no solo a la lectura sino la creatividad y autorealzacion. Me encanta!!!

    ResponderEliminar
  3. Fantástico iniciar desde la infancia no solo a la lectura sino la creatividad y autorealzacion. Me encanta!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado