Ir al contenido principal

LOS CRISTALES SÍ DAN LA FELICIDAD



Esta es la conclusión que podríamos obtener tras escuchar al prestigioso investigador Juan Manuel García Ruiz en su conferencia “El Maravilloso Mundo de los Cristales”, impartida el pasado 10 de febrero en el IES Aricel.


El poder de los cristales llega mucho más allá de la belleza de una piedra preciosa. Por ejemplo, nos dice el científico, la calidad de un cosmético, un buen chocolate, el sabor y cremosidad de un helado o la efectividad de un medicamento dependen de las condiciones y tipo de los cristales que lo forman.

El reputado y famoso investigador comenzó su conferencia estableciendo la diferencia entre vidrio y cristal y, echando mano de la historia para aclarar el origen de la confusión de estos dos términos, dejó claro que todo radica en el orden: mientras un cristal es una estructura ordenada, un vidrio es todo lo contrario, materia desordenada.

Durante dos horas, que se hicieron increíblemente cortas, el profesor García Ruiz, haciendo gala de un fino sentido del humor, nos fue contando cómo la cristalografía está presente en todos los aspectos de nuestra vida. Empezando por nuestro propio cuerpo (dientes, huesos, sentido del equilibrio), hasta todos los ingenios electrónicos que nos rodean, pasando, como no, por las joyas con que nos adornamos y los “potingues” con que nos embellecemos y tratamos de parecer más jóvenes.

Pero el verdadero poder de los cristales no está en la felicidad que aporta el regalo de un diamante, que también, sino en su capacidad para curar enfermedades.
Sí, no es superstición. Para poder estudiar la efectividad de un principio activo como medicamento hay que conocer su estructura y, para ello, hay que cristalizarlo.

La cristalización de fármacos y proteínas es una de las actividades a las que se dedica el Laboratorio de Estudios Cristalográficos, con sede en Granada, dirigido por el profesor García Ruiz. Este laboratorio, colaborando con la NASA y la ESA ha realizado proyectos de cristalización en el espacio bajo condiciones de microgravedad.

La comprensión de cómo está estructurada la materia en el mundo que nos rodea es objeto de estudio de la cristalografía, esa ciencia tan desconocida pero que ha obtenido 27 premios nobeles relacionados con ella en el último siglo.


Una experiencia inolvidable y una lección magistral la que nos ha dejado en este curso D. Juan Manuel García Ruiz, investigador de Naica, la cueva de los cristales gigantes, creador, con el director Javier Trueba, de una película sobre ella y cuyo vasto currículum no nos es posible incluir en estas líneas.

Tras la conferencia, los alumnos y alumnas del IES tuvieron la ocasión de hacerle preguntar al profesor y escuchar anécdotas curiosas ocurridas en su amplio peregrinar por el mundo como investigador y conferenciante, como cuando le sorprendió el tsunami de 2011 en Japón.


Muchas gracias, profesor. Para el IES Aricel ha sido un privilegio tener entre nosotros a tan sobresaliente científico y a tan distinguido y tan disputado conferenciante. Esperamos volver a contar con su presencia.


Antonio Luis Ortega,  profesor del Departamento de Física y Química del IES Aricel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba