Ir al contenido principal

El medallón perdido

EL MEDALLÓN PERDIDO  
Encuentro con Ana Alcolea

A todos nos ha encantado el libro y el encuentro con su autora ha sido muy emocionante. Nos ha gustado mucho y nos ha parecido muy interesante todo lo que nos ha contado sobre cómo se le ocurrió la historia. Nosotros no nos lo imaginábamos así. Nos ha emocionado cuando contó la verdad de dónde y cómo de inspiró (y la vamos a contar para nunca olvidarla):

Ella tenía dos primos que eran para ella sus “superhéroes”, porque se libraron de un guepardo... Ellos vivían en África. Un día, recibió una llamada de uno de sus primos diciéndole que su otro primo había muerto en un accidente de avioneta. Ese primo en el libro es Pablo (el padre de Benjamín fallecido). El otro primo era Sebastián (tío de Benjamín). Para hacer el personaje de Sandrine (amiga-novia de Benjamín) se basó en cuando ella se cayó y se lesionó, y el nombre viene de su peluche. Ese era su personaje favorito.

También nos contó cosas sobre el bwiti y nos enseño fotos de los iniciados : vestían de blanco, con la cara blanca que era el color de la vida y un poco de rojo y azul que son los colores de la muerte y el agua. También nos enseñó a la hechicera (que daba miedo), que elegía a quién se tenían que comer, casi siempre eran albinos. Algunas de las fotos que nos mostró las hizo su primo.
Por último los primos, como en el libro, ¡tenían un medallón!

Nos ha encantado y esperamos que se vuelva a repetir.

Sandra Hueso López. 1º ESO A




Yo también leí El medallón perdido... y fui a ver a la autora. Más opiniones:


El mejor libro que he leído, se nota que es buena autora porque me sentía dentro del libro, como si yo estuviera en África. Me gusta cómo describe los sentimientos de Benjamín, Sebastian y Sandrine, por un momento me pensé que estaba allí en la montaña junto a ellos, que yo estaba allí cuando estaban talando los árboles. Es muy buen libro, de verdad, os lo recomiendo a todos.

Alejandra Jiménez Peralbo 

Me ha gustado mucho esta charla sobre este libro, porque Ana Alcolea nos ha explicado muy bien cosas que no entendíamos o en las que teníamos dudas. Me ha gustado que la historia del medallon perdido esté basada en hechos reales, con personas de la realidad y de su familia solo que con un nombre que ella se ha inventado. También me ha llamado la atención la manera en que Benjamín se interesa primero por la belleza de Almudena y después por una chica llamada Sandrine, que aunque coja, también se enamora de ella y comprende que la belleza da igual, que lo que importa es que te quieran, que hay que estar feliz y tener buen corazón. Lo que más me ha llamado la atención es que el personaje preferido de la autora es Sandrine el mismo personaje que el mío.

Elisa Ramírez Talero 

Ana Alcolea me ha resultado muy simpática y me ha gustado mucho el encuentro con ella. Ha hablado de muchos contenidos, pero algunas cosas me han sorprendido. - El por qué hace el libro. - Cómo es el medallón. - Qué le inspiró para crear a Sandrine. Y muchas más. En general, me ha parecido muy interesante el encuentro, pero se me ha hecho muy corto.

Paula Ramírez Medina




Comentarios

Entradas populares de este blog

Ven, que te dé un verso: Emily Dickinson, "Temo a la persona de pocas palabras".

Temo a la persona de pocas palabras. Temo a la persona silenciosa. Al sermoneador, lo puedo aguantar; Al charlatán, lo puedo entretener. Pero con quien cavila mientras el resto no deja de parlotear, con esta persona soy cautelosa. Temo que sea una gran persona. Emily Dickinson , El viento comenzó a mecer la hierba

El poema de la semana

Semana del 15 al 18 de septiembre   "Aristóteles define el miedo como un sufrimiento anticipado, por un mal que nos aguarda en el futuro. Lo contrario -la percepción del futuro como un bien- tiene que tener un nombre. Creo que es la confianza". Con estas palabras del prólogo del último libro de poemas de Juan Antonio González Iglesias, Confiado , queremos comenzar el curso; y también con el espléndido poema que le da título. Deseamos que sus versos nos alienten en estos días de incertidumbres y nervios del principio de curso, en los que se concentra la espera de todo lo que en estos meses viviremos. CONFIADO Pongo mi corazón en el futuro. Y espero, nada más. De los dos monsílabos prefiero el más claro, el sencillo, el que despliega  un lienzo en el que todo  podrá ser. El amor dará firmeza a lo que digo. Estoy con los que creen sin ver, con los que andan sobre las aguas. Cuando el mundo entero o mi mundo se hunden tantas veces, entonces algo relacionado